Hallan "monstruoso" sapo gigante de 2,7 kilos en Australia
Autor:

Redacción Digital

Los guardabosques en el noreste de Australia se sorprendieron cuando se encontraron con lo que podría ser el sapo más grande registrado, con un peso de casi 3 kilos (6 libras).

Apodado "Toadzilla" por los guardabosques, el anfibio de 2,7 kilogramos (5,9 libras) fue encontrado en el Parque Nacional Conway en Queensland la semana pasada cuando los funcionarios del parque estaban realizando trabajos de seguimiento, dijo el Departamento de Medio Ambiente y Ciencia del estado en las redes sociales.

En un tuit del jueves, el departamento dijo que los guardabosques "se sorprendieron al encontrar un sapo de caña monstruoso".

Niños sufrieron quemaduras tras recrear recrear "El Juego del Calamar"

La guardabosques Kylee Gray dijo que el equipo se encontró con la criatura gigantesca cuando ella salió de su vehículo para dejar que una serpiente se deslizara por la vía.

“Me agaché y agarré el sapo de caña y no podía creer lo grande y pesado que era”, dijo Gray en un comunicado del departamento el viernes.

"Lo llamamos Toadzilla", dijo Gray, y agregó que trabajaron rápidamente para sacarlo de la naturaleza porque un sapo de caña de su tamaño comería "cualquier cosa que le quepa en la boca".

Se cree que es hembra, ya que por lo general crecen más que sus contrapartes machos, el sapo fue llevado de regreso a la base de los guardabosques, donde fue pesado. Los Rangers dicen que Toadzilla podría establecer un nuevo récord.

El récord mundial Guinness actual para el sapo más grande fue establecido en 1991 por Prinsen, un sapo mascota en Suecia, que pesaba 2,65 kg (5,13 lb).

Desde entonces, Toadzilla ha sido "eutanasiado debido al daño ambiental que causan", agregó el departamento en su tuit.

El Departamento de Medio Ambiente y Ciencia le dijo a CNN el viernes que la enviaron al Museo de Queensland para un análisis más detallado.

Nativos de América del Sur y América Central continental, los sapos de caña se introdujeron por primera vez en Australia en 1935 como control biológico contra los escarabajos de caña. Sin embargo, se convirtieron en una especie invasora y nociva que "tuvo un impacto devastador en nuestra vida silvestre nativa", agregó el departamento.