VIDEO | Mujer admite que asfixió a niño de 8 años porque le dijo que era “fea”

sept. 11, 2019

Durante su juicio por homicidio, Ana Julia Quezada, una mujer dominicana, confesó a la juez Alejandra Dodero haber matado de asfixia a Gabriel Cruz, un pequeño de 8 años de edad, porque le había dicho que era "fea".

En su declaración durante la segunda jornada del juicio que se lleva a acabo en la ciudad de Almería, la mujer de 45 años de edad narró que el día del asesinato había tenido una ligera pelea con el pequeño, hijo de su entonces pareja, y que su intensión sólo era que el pequeño guardara silencio.

"Simplemente le tapé la boca, no quería hacerle daño al niño, quería que se callara".

Los hechos sucedieron hace más de un año. El 27 de febrero de 2018, el menor desapareció de una residencia familiar de un municipio andaluz de Almería, al sureste de España. Entonces comenzó una búsqueda multitudinaria que involucró a alrededor de 2.600 voluntarios, entre los que se encontraba la propia acusada, que en aquel entonces era la pareja sentimental del padre de la víctima. Durante esos días, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta del pequeño que previamente había colocado en el lugar para despistar a los investigadores.

Desde entonces las sospechas de la Policía recayeron sobre ella, hasta que 12 días después de la desaparición, Quezada fue detenida mientras portaba en el maletero de su vehículo el cadáver de Gabriel, que pretendía cambiar de lugar para no ser descubierta. El menor estaba muerto desde el mismo día de su desaparición. El caso conmocionó a la opinión pública del país, que salió a la calle en multitudinarias manifestaciones para mostrar su apoyo a la familia del niño.

La mujer afirmó que utilizó las dos manos para asfixiar al niño, aunque "no recuerda si ejerció una fuerza desmedida para callarlo", ya que todo fue rápido y que estaba muy nerviosa; sin embargo, al momento de su detención aseguró que no lo había hecho.

Ana Julia llegó a España en 1995 a Burgos, un poblado al norte de España, junto a su hija. Después se casó y tuvo otra hija; la mayor falleció en 1996 al caer desde una ventana de una vivienda, un caso que se cerró como muerte accidental.

Años más tarde se mudó a Almería, donde conoció al padre de Gabriel.

Fuente: unotv