Mesera salvó a un niño que era golpeado y amarrado de los tobillos por su padrastro | TC Televisión

Mesera salvó a un niño que era golpeado y amarrado de los tobillos por su padrastro

Un caso de abuso y tortura contra un niño fue descubierto gracias a la observación de una trabajadora de un restaurante en Orlando, Florida.

Flavaine Carvalho estaba a cargo de una mesa familiar en la que se encontraba un niño con moretones en su cara y brazos. Al recibir las órdenes del menú, notó que sus padres no pidieron nada para el niño, lo que incrementó las sospechas de la mánager del lugar.

"Pude ver que tenía un gran rasguño entre las cejas. Un par de minutos más tarde, vi un hematoma en el lado de su ojo. Entonces sentí que algo realmente andaba mal". Pensó en un momento cómo podía ayudarlo y al mismo tiempo evitar que los sospechosos se retiraran del sitio.

Carvalho llamó a la dueña del restaurante Mrs. Potato y le contó lo que estaba sucediendo. De inmediato obtuvo su aprobación para hacer algo por el niño. La mujer se ubicó en un sitio donde el niño podía verla pero no sus padres y escribió una nota en una servilleta con la pregunta “¿Necesitas ayuda?”.

En el primer intento el niño la leyó y negó discretamente con la cabeza. “Unos minutos después, escribí otro cartel preguntándole si necesitaba ayuda. Y entonces él dijo que sí con la cabeza”, explicó Carvalho a medios locales.

La trabajadora llamó al 911 y reportó lo que sucedía mientras los padres cenaban. “Le salvaste la vida", expresó la propietaria del restaurante a Carvalho. “Nos hace llorar pensar que alguien le puede hacer algo así a un niño”.

Agentes de policía ingresaron al establecimiento y lograron la detención de la pareja y custodiaron al niño. Descubrieron que el menor tenía moretones en todo el cuerpo y que pesaba casi 10 kilos menos de lo indicado para su edad.

El detective Erin Lawler informó que la víctima dijo que estuvo "amarrado por el cuello y los tobillos con correas y lo habían colgado boca abajo de una puerta". El niño presentaba golpes que le fueron propinados con una escoba de madera. "Más que abuso, era tortura", precisó Lawler.

Una manera de dar más castigos al pequeño era negándole la comida, de modo que su presencia en el restaurante sin derecho a pedir nada del menú era una forma deliberada de torturarlo. El padrastro fue identificado como Timothy Wilson y quedó detenido por abuso infantil. La madre Kristen Swann fue arrestada días después.

La mujer reconoció que no hizo nada para evitar los actos de violencia contra su hijo. En la casa de los Swann hay otra niña de 4 años, quien también fue removida de la casa y se encuentran bajo custodia del Departamento de Niños y Familias de Florida.

Lo más reciente