Mató a su madre y se la estuvo comiendo junto a su perro por 15 días | TC Televisión

Mató a su madre y se la estuvo comiendo junto a su perro por 15 días

Un joven acusado de canibalismo en Madrid, España, enfrenta 15 años de cárcel tras confesar a la policía que asesinó a su madre al estrangularla, a la que además cortó en pedazos para comérsela junto a su perro.

Alberto Sánchez Gómez, de 28 años, vivía junto a María Soledad Gómez, de 68, en un apartamento ubicado en el barrio La Guindalera cerca de la popular plaza de toros Las Ventas. A pesar de que estuvo algún tiempo trabajando como camarero, actualmente se encontraba desempleado, informó la revista People en Español.

Según lo que el joven declaró a las autoridades cuando fue arrestado el 21 de febrero de 2019, unas voces en su cabeza fueron las que le impulsaron a cometer el abominable crimen.

Alberto Sánchez explicó que algunas de las voces que escuchaba en su cabeza correspondían a las de sus vecinos y familiares, e incluso algunos famosos. Por otro lado, aseguró que no recuerda nada de lo que sucedió.

Casi un mes después de haber sido asesinada, la mujer fue reportada desaparecida por una amiga. La policía decidió acercarse hasta la residencia de María Soledad Gómez, pero sólo se encontraba su hijo.

De acuerdo a The Sun, cuando Alberto se acercó a la puerta para abrirle a los oficiales, que preguntaron por la mujer de tercera edad, este les dijo: “Sí, mi madre está aquí, muerta”.

El camarero desempleado acabó confesando a la policía que se había estado comiendo a su mamá “pedazo a pedazo” con su perro durante quince días.

Una vez dentro del apartamento, los investigadores encontraron los restos de la mujer guardados en contenedores plásticos dentro del congelador y sus huesos escondidos por el lugar.

Los documentos judiciales describen que “el acusado trasladó el cuerpo de su madre al dormitorio y lo puso sobre la cama con el objetivo de hacer desaparecer su cuerpo”, cortándolo en pedazos con un serrucho y los cuchillos de su cocina.

“Había restos de sangre por la casa, otros en la ducha y en la nevera, en distintos contenedores”, relató uno de los agentes que entró a la vivienda.

Desde los 13 años Sánchez consumía drogas y, aunque su hermano intentó rescatarlo del flagelo, comenzó a escuchar voces y a sufrir alucinaciones cuando tenía 16.

“Llevaba mucho tiempo enfermo y me refugié en las drogas. Había estado escuchando voces durante mucho tiempo y tenía alucinaciones. Todo esto me llevó a lo peor que me ha pasado en la vida”, admitió el joven en una carta desde prisión.

Antes de ser asesinada, la madre del joven obtuvo una orden de restricción, por lo que este comenzó a pasar más tiempo en la calle y en la casa de otros parientes o conocidos. Sin embargo, Soledad, al sentir lástima por su hijo, le permitía volver al apartamento.

Lo más reciente