TC Televisión | Luego de 25 años Lorena Bobbit la mujer que castró a su marido cuenta porque lo hizo

Luego de 25 años Lorena Bobbit la mujer que castró a su marido cuenta porque lo hizo

mar. 12, 2019

Lorena Gallo, oriunda de Bucay, Ecuador, causó revuelo internacional tras haberle cortado el miembro viril a su marido, John Bobbit, en EEUU.

Tras más de dos décadas de silencio y sin saber casi nada de ella, reapareció y confesó las razones que le llevaron a tomar esta drástica decisión. Esto a propósito de una docuserie de Amazon Prime Video que narra este caso mediático.

Lorena Gallo, su nombre de soltera, expuso una serie de abusos físicos y psicológicos que sufrió por parte de John Bobbit, a quien acusó en varias ocasiones por violación sexual.

Ella evidenció el maltrato apenas se casó, a sus 22 años, cuando no tenía la mínima sospecha de estas actitudes y personalidad de su cónyugue.

“Fuimos donde el juez y nos casamos. Yo recibí mi cheque y fuimos a almorzar a un restaurante para festejar pero él quería ir a un bar a beber y yo no estaba en condiciones de seguir derrochando dinero porque apenas empezábamos nuestro matrimonio.

Él siguió tomando hasta el punto de emborracharse y en ese estado manejó con una alta velocidad por la autopista. "Ese día fue la primera vez que me pegó”, contó. El 23 de junio de 1993, tras cumplir 4 años de casados, John Wayne Bobbit llegó a su casa borracho y según la denuncia violó a Lorena. Ella se levantó a tomar un vaso de agua a la cocina y tomó un cuchillo.

“Moví las sábanas y se lo corté. Fui al cuarto de estar, cogí mi bolso y me marché del apartamento. Llegué al coche, lo arranqué y, mientras iba conduciendo por la calle, me di cuenta de que no podía girar porque tenía algo en la mano. Entonces vi que aún tenía el p***, lo tiré por la ventana junto a un supermercado”.

Esto desencadenó dos juicios en paralelo, uno hecho contra Bobbit por castración con alevosía y otro contra John por abusos y malos tratos. Ambos fueron declarados no culpables y a partir de eso se separaron.

En el juicio

La conducta de Lorena a criterio de la psiquiatra Susan Feister, testigo de la defensa, justificó en el estado de la emigrante hispana, Virginia, EEUU, que ella no controlaba sus acciones en el momento de cortarle el p*** a su marido, al que percibía como "un instrumento de tortura". "Los testigos confirmaron las perversas aficiones del marido de Lorena, no denunciadas en su primer juicio. Otras compañeras de trabajo y amistades de la esposa también apuntaron repetidos estallidos de violencia en el comportamiento de John por la forma en que Lorena cocinaba, vestía o miraba a otros hombres", escribió Pedro Rodríguez, por aquel entonces corresponsal de ABC en Washington.

Pese a todo esto John dijo seguir queriendo a su mujer, en las últimas horas del mediático juicio. Y eso que, según el urólogo James Sahn, el corte que sufrió John Wayne, por el que perdió un tercio de sangre, pudo ser mortal. Finalmente a él se le reconstruyó el órgano mutilado.

Fuente: nuevamujer.com