Los albatros se están volviendo "infieles" a causa del calentamiento global, revela estudio
Autor:

Redacción Digital

Las aves marianas albatros, una especie caracterizada por tener una sola pareja durante toda su vida, están empezando a ser "infieles" debido a la emergencia climática. Así lo sugiere un estudio publicado por la revista científica Royal Society.

Los investigadores estuvieron observando a más de 15.500 parejas de esta especie de aves en las Islas Malvinas por más de 15 años.

Como los humanos, los albatros tienen un proceso de prueba y error hasta encontrar la pareja con la que normalmente se quedan por el resto de su vida.

Solo el 1% de los albatros se separan luego de encontrar a su pareja, un porcentaje mucho más bajo que la tasa de divorcio en Reino Unido.

"La monogamia y los vínculos a largo plazo son muy comunes en esta especie", dijo Francesco Ventura, investigador de la Universidad de Lisbon, coautor del análisis. Sin embargo, a medida que el agua aumentaba su temperatura a causa del calentamiento global, el porcentaje de albatros que se separa subió a 8%.

De esta manera, el estudio indica que este fenómeno es una "consecuencia ignorada" del cambio climático. Comúnmente, la separación entre estas aves se da cuando tienen un proceso de procreación fallido, pero se descubrió fue que se están separando incluso luego de haberse reproducido exitosamente.

De acuerdo con Ventura, existen dos posibles teorías para que esto ocurra, la primera es no poder mantener una relación a larga distancia.

El calentamiento del agua provoca que los albatros deban volar mayores distancias para conseguir sus alimentos. Entonces, si no llegan a tiempo para el periodo de apareamiento, su pareja podría buscar una nueva.

La segunda teoría es que las hormonas de estas aves marinas se elevan en un ambiente más complicado para la su supervivencia, como aguas más calientes.

Los resultados de la investigación se publican cuando ya se conoce que la población de albatros está en problemas. Varios informes en 2017 sugieren que las parejas de estas especies se han reducido a más de la mitad de las que había en la década de los 80.