López Obrador inicia su mandato en México

dic. 01, 2018

El izquierdista Andrés Manuel López Obrador prestó hoy juramento como nuevo jefe de Estado de México y, de manos del diputado Porfirio Muñoz Ledo, recibió la banda presidencial que le entregó el mandatario saliente, Enrique Peña Nieto.

“Protesto guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido de manera democrática, mirando en todo por el bien y la prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande".

López Obrador, quien será presidente de 2018 a 2024, recibió la banda presidencial de manos de Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados y uno de los padres de los movimientos de izquierda en México al separarse en 1988 del Revolucionario Institucional (PRI), el partido de Peña Nieto.

Con la presencia de Ivanka Trump y Nicolás Maduro, la investidura de Andrés Manuel López Obrador ha confirmado que la reconversión del irascible líder de la izquierda mexicana en el candidato de “paz y amor” se va a mantener durante su presidencia.

Lejos de despotricar contra el presidente de EE.UU. como antes, –Oye, Trump, se titula su último libro publicado el año pasado– López Obrador (conocido como AMLO) ha buscado un pragmático modus vivendi con Washington.

Hará todo lo posible para reconciliar su propia estrategia de desarrollo nacional con los planes de Trump de cerrar la frontera y reducir la fuga de inversión estadounidense a México.López Obrador incluso se contuvo cuando el presidente actual, Enrique Peña Nieto, como último acto antes de dejar el cargo, galardonó al yerno de Trump y marido de Ivanka, Jared Kushner, con el codiciado Orden del Águila azteca por servicios prestados a México.

Se espera que en el discurso afirme que va a “crear un auténtico Estado de derecho” en México; que la inversión privada será un complemento de la pública; y que no se va a gastar más de lo que ingresa. “Vamos a financiar el desarrollo sin aumentar los impuestos”, asegurará.Esta última promesa será la que más escepticismo generará.

Pocos economistas se creen el argumento del equipo económico del nuevo presidente de que el ahorro por el combate contra la corrupción, la ineficiencia y el despilfarro público serán suficientes para financiar el gasto en enseñanza, pensiones o sanidad. “Nosotros lo intentamos pero en México cada ineficiencia tiene su dueño”, dijo Alejandro Werner, integrante del gobierno de Calderón y ahora director de análisis sobre América Latina del FMI.


Fuente: lavanguardia.com