Logran un Récord Guinness por reconstruir e implantar el primer caparazón de tortuga impreso en 3D

El grupo de voluntarios brasileños 'Animal Avengers', que se dedica a la implantación de prótesis en animales, fue reconocido en la edición 2022 del Libro Guinness de los Récords por reconstruir e implantar con éxito en 2016 el primer caparazón de tortuga impreso en 3D.

La hembra de tortuga terrestre beneficiada, que recibió el nombre de Fred, fue rescatada por los 'Animal Avengers' en muy malas condiciones físicas, después de que perdiera casi la totalidad de su caparazón durante un incendio ocurrido en cerca de Brasilia en 2015, reportan medios locales.grafías de Fred y de la tortuga terrestre que uno de sus amigos tiene como mascota, esto con el fin de tener una referencia sobre las dimensiones y la forma en la que debía lucir.

600 animalitos están a 48 horas de ser desalojados de un refugio

Cuando fue llevada a la clínica especializada en animales silvestres, Fred había sobrevivido a dos episodios de neumonía y tenía larvas de insectos en la zona dorsal en la que su carapacho fue destruido; además, mostraba signos de deshidratación y desnutrición, ya que llevaba cerca de 45 días consumir alimentos.

Mientras era tratada en una clínica de la capital brasileña, Cícero Moraes, un diseñador del Instituto Tecnológico de Massachusetts, comenzó a trabajar en la prótesis que más tarde recibiría el reptil. Para comenzar el modelado, solicitó foto

Clásico Sudamericano en la final de la Copa América 2021

Imagen: Relacionada a la noticia

"Hicimos la reconstrucción a partir de las fotos. Lo más difícil fue dividir esa prótesis en cuatro partes. Nunca lo habíamos hecho y no podíamos equivocarnos. La impresión en 3D fue un proceso extremadamente complejo", que requirió de cerca de un mes de trabajo, comentó Moraes.

Una vez se terminó la prótesis, fue enviada a la clínica para que fuera implantada por cirujanos veterinarios especialistas. "En cuanto la tortuga volvió de la anestesia, su primer movimiento fue esconderse en el caparazón, eso fue una prueba concreta de que el proyecto funcionaba. Todo el mundo estaba muy contento", señaló el diseñador.

Una vez en su lugar, un ingeniero se dio a la tarea de pintar la prótesis, que era completamente blanca, siguiendo los patrones y los colores propios de las tortugas terrestres, dándole un acabado realista al carapacho de Fred, que 2016 vive con uno de los veterinarios que le brindó primeros auxilios al momento de su rescate.