Las promesas hechas en la COP26 apenas reducen el calentamiento, advierte la ONU

Los nuevos compromisos de lucha contra el cambio climático anunciados en la COP26 de Glasgow apenas modifican la trayectoria actual y el mundo se dirige a un aumento de la temperatura catastrófico, advirtió este martes la ONU.

A pesar de las coaliciones de decenas de países para atajar la deforestación, para reducir en un 30% las emisiones de metano, o para acabar con la dependencia de los combustibles fósiles, la situación sigue siendo alarmante, explicó una nueva estimación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) que supuso todo un balde de agua helada.

Glasgow ha sido durante diez días el escenario de grandes discursos y compromisos, pero "francamente, la montaña ha parido un ratón", declaró la responsable del PNUMA, Inger Anderson.

El PNUMA había publicado su informe anual en octubre, antes de la COP26 de Glasgow, y sus expertos calculaban que el mundo se dirigía a un aumento de la temperatura del planeta de hasta +2,7°C.

Ahora, tras los últimos compromisos nacionales de las casi 200 partes presentes en Glasgow, esa estimación no mejora de aquí a 2030.

El mundo sigue necesitando "siete veces más ambición" para cumplir con el objetivo de +1,5ºC previsto en el Acuerdo de París de lucha contra el cambio climático de 2015, subrayó el martes Anne Olhoff, principal autora del informe.

A partir de lo acordado en París, los países reunidos en Glasgow deben imponerse de aquí al viernes reglas de transparencia, de control mutuo de emisiones, acordar la financiación a medio plazo, o las indemnizaciones por los daños que ya están sufriendo los países más vulnerables.

El ministro de Relaciones Exteriores de Tuvalu, pequeño archipiélago polinesio, se filmó con el agua hasta la cintura, en un video dirigido a la COP26 para simbolizar el peligro de la subida del nivel de los océanos.

Los informes de evaluación "demuestran que ha habido progresos, pero claramente no han sido suficientes", admitió el presidente de las negociaciones de la COP26, el británico, Alok Sharma.