La variante Delta deja récords en Rusia y provoca el cierre de Sídney

La temida variante Delta del coronavirus se expande por el mundo dejando un récord de contagios en San Petersburgo, la segunda ciudad rusa, y provocando un retorno del confinamiento estricto en lugares como Sídney, en Australia, o Bangladés.

Aunque el número de nuevos casos en el mundo es el más bajo desde febrero según la OMS, esta cepa detectada en India, considerada más contagiosa que el resto, amenaza con una nueva ola, incluso en países donde la crisis parecía haber quedado atrás como Australia e Israel.

Esta variante estaba detrás del fuerte repunte del virus en Moscú, que parece haberse desplazado ahora a San Petersburgo.

La antigua ciudad imperial, una de las sedes de la Eurocopa de fútbol, registró 107 decesos en las últimas 24 horas, el mayor número de muertos diarios por covid en una ciudad rusa desde el comienzo de la pandemia.

Estas cifras coinciden con la celebración del fin del curso escolar en la segunda ciudad rusa que, según los medios locales, reunió a miles de personas en sus calles sin apenas respetar las medidas sanitarias.

A nivel nacional, Rusia registró 619 fallecidos, su balance más elevado desde diciembre. Ante este repunte, las autoridades intentan convencer a sus escépticos ciudadanos para que se vacunen.

"Para solucionar este problema, necesitas vacunarte o confinarte", dijo el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin.

Presente en al menos 85 países del mundo, la variante Delta es la más contagiosa de las descubiertas hasta ahora y se expande rápidamente entre los colectivos no vacunados, según la OMS.

Actualmente es el principal foco de preocupación alrededor de la pandemia, que se ha cobrado 3,9 millones de vidas y ha provocado unos 180 millones de contagios en el mundo.