TC Televisión | La Ley Humanitaria busca preservar el empleo y las fuentes del trabajo en el país

La Ley Humanitaria busca preservar el empleo y las fuentes del trabajo en el país

may. 18, 2020

Preservar el empleo y las fuentes de trabajo es el principal objetivo del proyecto de Ley Humanitaria que fue aprobado, el pasado viernes 15 de mayo, por la Asamblea Nacional. Un tema que desde el Ejecutivo se considera clave para enfrentar el impacto generado por la pandemia del COVID-19.

La norma facilita concretar “acuerdos entre deudores y adeudados, entre empleadores y empleados, entre arrendatarios e inquilinos”, así lo destacó el presidente de la República, Lenín Moreno, el pasado jueves mediante su cuenta de Twitter. Esto debido a que la ley contempla algunos puntos fundamentales que van en ese sentido.

Por ejemplo, según el artículo 16, los trabajadores y empleadores podrán llegar a acuerdos para modificar las condiciones económicas de la relación laboral, con la finalidad de preservar las fuentes de trabajo, evitar la quiebra de empresas y garantizar la estabilidad. El Ministerio de Trabajo supervisará el cumplimiento de los acuerdos y, de producirse un despido dentro del primer año de vigencia de la ley, las indemnizaciones se calcularán con base en la remuneración percibida por el trabajador antes del acuerdo.

Al respecto, el ministro de Economía y Finanzas, Richard Martínez, sostuvo: "El acuerdo entre las partes básicamente busca proteger las plazas y las fuentes de trabajo, que empleador y empleado lleguen a consensos justos y convenientes para todos, supervisados por el Ministerio del Trabajo”. Además, el nuevo cuerpo legal establece que -si durante la duración de los acuerdos hay despidos- las indemnizaciones se pagarán sobre la última remuneración antes del acuerdo, por lo cual este no es un mecanismo del que se pueda abusar para rebajar dicho pago. Asimismo, existen algunas condiciones mínimas para la validez de los acuerdos. Entre ellas: que los empleadores presenten al trabajador, de forma transparente, la información de la empresa; y utilicen los recursos de la entidad con eficiencia y transparencia, no pudiendo repartir dividendos a los socios, ni tampoco disminuir el capital.

Esto se suma a la posibilidad de establecer nuevas modalidades contractuales que permitirán reactivar la producción y generar empleo. Es así que en los artículos 19 y 20 se determina que las empresas podrán celebrar contratos por tiempo definido para la sostenibilidad de la producción y fuentes de ingresos en situaciones emergentes o para nuevas inversiones o negocios. Para este tipo de contratación la jornada laboral podrá ser parcial o completa (entre 20 y 40 horas semanales), distribuidas en un máximo de seis (6) días sin sobrepasar las ocho (8) horas diarias. La remuneración y beneficios de ley serán proporcionales de acuerdo con la jornada pactada. En caso de terminación del contrato, el trabajador tendrá derecho a beneficios calculados de conformidad al Código de Trabajo.