TC Televisión | La historia del argentino que tiene un agresivo cáncer de cara

La historia del argentino que tiene un agresivo cáncer de cara

jul. 22, 2020

"¿Por qué a mí?", es la pregunta que frecuentemente se hacía Sebastián D’Amico, un joven argentino de 24 años de edad, que hace seis años fue diagnosticado con cáncer en la cara. "Por qué la vida es así, no sé. Era yo u otro, o yo y otro", se respondía él, cada vez que pensaba en lo que le pasaba.

Su enfermedad provocó una inflamación severa en su rostro, la que fue creciendo paulatinamente desde que fue diagnosticado con el cáncer, cuando solo tenía 18 años de edad.

Su vida, en ese momento, era como la de cualquier joven adolescente: A punto de terminar el colegio, salía con amigos de fiesta y soñaba con ser periodista y locutor. Sueños que se paralizaron -por un momento- desde que comenzó a sentir una molestia en la mejilla. Se trataba de una pelotita ubicada en la pared bucal derecha, que le cambió la vida para siempre.

"Pensaba que era un granito de grasa, o algo así. Nunca pensé que se transformaría en esto", dijo Sebastián a Clarín.

Resulta que esa “pelotita” se convirtió en un sarcoma embrionario, es decir, un cáncer que solamente afecta al 0,5% de los pacientes con este tipo de enfermedad.

Al ser detectada, el joven consultó a cada especialista que pudiera ayudarlo con el diagnóstico. Se hizo decenas de estudios y exámenes, pero nada detuvo el crecimiento de la enfermedad.

"En diciembre de ese 2014, tenía una pelota gigante y fue cuando recién me hicieron una biopsia cuyo resultado estuvo un viernes de enero”, explicó Sebastián, añadiendo que se trataba de una “cáncer maligno”.

Cada día era más difícil que el anterior para Sebastián, quien debía aguantar los insoportables dolores en su cara: "Era como si un taladro te perforara la sien, me quería arrancar la cabeza", describe el joven argentino, quien ha tenido que pasar por innumerables tratamientos y hasta inyectarse morfina para poder sentir un poco de alivio.

A pesar de todo esto, Sebastián puso energía positiva para salir airoso de esta enfermedad que modificó su rostro completamente: "Me rapaba para darme fuerzas cada vez que empezaba una nueva etapa y me repetía 'esto es un resfrío, no me va a voltear'. Igual estaba molido, no daba más, a veces el dolor aflojaba un poco y el bulto remitía, pero después volvía a crecer todavía más grande", confesó.

Poco a poco, el joven argentino se fue animando y compartiendo con sus familiares y amigos las cosas que más le gustaban. Sin embargo, su situación de salud era delicada: "Entendía que el aspecto anímico, la cuestión psicológica era fundamental".

Para superar esta barrera, Sebastián comenzó a grabarse en las redes sociales contando su historia. Hoy cuenta con más de 50 mil seguidores en Instagram, plataforma que además lo ayudó a conocer a uno de sus ídolos del equipo de fútbol River Plate.

Esa noche en casa me dije que la vida era maravillosa, que sabía que mi panorama estaba jodido pero muero por seguir viviendo", confesó.

Fuente: meganoticia.cl