La ciudad de Pekín cierra parte de sus cines por el covid

La capital china ordenó el sábado el cierre de parte de sus cines, mientras el país se enfrenta a un rebrote epidémico del covid-19 a menos de 100 días de los Juegos olímpicos de invierno de Pekín.

La ciudad imperial, que organizó los Juegos de verano en 2008, se va a convertir en febrero próximo en la primera ciudad del mundo en albergar también la competición olímpica de invierno.

En este contexto las autoridades, que siguen una política de tolerancia cero contra el menor caso de covid-19, recurren a medidas radicales para erradicar un rebrote epidémico de momento muy limitado, con menos de 300 casos.

Al menos catorce de provincias se han visto afectadas, del total de las 30 que cuenta el país, y el virus llegó a Pekín hace diez días.

Para frenar el contagio, todos los cines del distrito de Xicheng estarán cerrados hasta el 14 de noviembre, según ordenó la municipalidad.

Este distrito, que agrupa a barrios al oeste de la plaza Tiananmen, cuenta con un millón de habitantes.

Esta decisión se produce cuando China informó este sábado a nivel nacional de 59 nuevos casos de covid de origen local, una cifra récord desde mediados de septiembre.

Entre ellos, hay dos casos más en la capital china.

Estas cifras, que pueden parecer bajas en comparación con las que se registraron en otras partes del mundo, están provocando que las autoridades redoblen su vigilancia de cara a los Juegos Olímpicos de Invierno, que comenzarán el 4 de febrero.

El nuevo foco de la epidemia se encuentra a más de 650 kilómetros de Pekín, en la ciudad de Erenhot, cerca de la frontera con Mongolia.

La propagación del covid-19 se puede controlar "en menos de un mes", señaló este sábado el virólogo Zhong Nanshan, uno de los mayores expertos en la lucha contra la enfermedad en el país asiático.

Como medida de precaución, unos seis millones de chinos están confinados en ciudades en las que se han detectado casos.

La entrada a muchas regiones está condicionada a la presentación de una prueba negativa, especialmente para los viajeros de áreas donde se han notificado contagios recientemente.

El viernes, las autoridades de Pekín cancelaron cientos de vuelos y pidieron a sus ciudadanos que pospongan las bodas y celebren funerales más breves, tras endurecer las medidas de contención para frenar los nuevos focos de covid-19.