La casa que inspiró ‘El Conjuro’ está a la venta: así luce su interior

Una particular casa está a la venta en Estados Unidos. Se trata de una antigua residencia ubicada en el número 1677 de Round Top Road en Burrillville, Rhode Island, y que muchos fanáticos del cine de terror probablemente reconocerán como la casa que inspiró la película de ‘El Conjuro’. Su valor en venta: $1.2 millones de dólares.

Esta residencia construida en 1836 está emplazada en un terreno de poco más de 3 hectáreas y aunque sus tamaño tres habitaciones y (casi) dos baños podrían sonar atractivos para algunas personas, obviamente su principal gancho está en su historia. Después de todo, hasta la propia entidad encargada de la venta de esta casa destaca que sería una “pieza extraordinaria de historia cultural”.

Descubre en nueva casa una muñeca escondida junto a una siniestra carta

Imagen: La casa cuya supuesta historia inspiró a la primera película de El Conjuro está a la venta por $1.2 millones de dólares.
La casa cuya supuesta historia inspiró a la primera película de El Conjuro está a la venta por $1.2 millones de dólares.
Imagen: Las fotos de la residencia muestran incluso elementos de decoración.
Las fotos de la residencia muestran incluso elementos de decoración.

Una perrita camina más de 90 kilómetros para volver a la casa donde vivía antes

“La verdadera historia de El Conjuro comenzó en esta misma casa, en Harrisville, Rhode Island”, dice la descripción de la propiedad en el portal inmobiliario Mott and Chace. “La película original aclamada por la crítica se basó en relatos tomados de los habitantes de esta granja de catorce habitaciones. Se rumora que está embrujada por la presencia de Bathsheba Sherman, quien en el siglo XIX vivía en la casa de 1677 Round Top Road que es una de las casas encantadas más conocidas de los Estados Unidos”.

Hasta ahora esta casa estaba operando como alquiler nocturno para investigadores paranormales, cazadores de fantasmas y personas interesadas en ese tipo de cosas, por lo que más allá de poder quedarse con la propiedad, los vendedores dan a entender que los potenciales compradores también podrían hacer un negocio con la residencia.