TC Televisión | Jordi Cruyff: “No me da la gana de informar dónde estoy, con quién estoy”

Jordi Cruyff: “No me da la gana de informar dónde estoy, con quién estoy”

abr. 30, 2020

El entrenador de la selección ecuatoriana de fútbol, el holandés Jordi Cruyff, participó en una charla virtual con cinco periodistas nacionales, donde se trataron diversos temas relacionados con la Tricolor. Cruyff habló de su trabajo en la “Tri”, el estilo que pretende implementar en el equipo y otros detalles de su vida personal.

El estratega señaló que espera que se logre una rápida adaptación de los futbolistas y del cuerpo técnico. Por esa razón justificó que al inicio de su gestión estuvo en México, Estados Unidos y Europa conversando e intercambiando criterios jugadores nacionales que podrían ser convocados. En ese sentido, respondió a las críticas sobre sus permanentes viajes.

“No me da la gana de informar públicamente dónde estoy, con quién estoy. Los superiores tienen los detalles de todos los viajes, cada minuto, qué hotel, qué viaje, qué partido. Le informo, pero también les pido discreción”, respondió. Cruyff argumentó que era necesaria la gira de observación para hablar con los legionarios. También se refirió al trabajo que realiza desde Barcelona, donde está su residencia.

Es un trabajo parecido al que estábamos haciendo en la Casa de la Selección. Realizamos análisis para entender por qué unos jugadores no estaban jugando con sus equipos. Ahora que no hay fútbol, nos toca ver los partidos de antes”, señaló. Cruyff habló del equipo que busca para Ecuador. En su concepto utilizará a jugadores de experiencia y de a poco los mezclará con jóvenes. Argumentó que los menores deberán ganarse un lugar y que si no existe un líder definido, deberá encontrar varios.

Cruyff es consciente de que el momento de la selección no es el mejor, luego de la no clasificación a Rusia 2018 y el mal desempeño en la pasada Copa América. Aclaró que nunca ha pasado por su cabeza dejar a la selección ecuatoriana si el Barcelona de España lo llama.

Fuente: El Telégrafo