Guía para celebrar Halloween en pandemia sin poner en riesgo la salud

Este fin de semana se celebra Halloween en muchas partes del mundo. Ecuador es un país donde ciertas comunidades han decidido adoptar esta práctica para que los niños se diviertan. El origen tiene que ver con una tradición de origen celta para celebrar el fin de verano y las cosechas irlandesas.

La festividad tiene su origen en la Europa de la Edad Antigua, hace aproximadamente unos 3000 años, aunque más cerca en el tiempo se la relaciona con la “noche de brujas” como víspera al Día de Todos los Santos, que se conmemora el 1 de noviembre.

Y si bien por estas latitudes no era costumbre eso de disfrazarse y salir por los vecindarios en busca de dulces, de un tiempo a esta parte se adoptó la festividad y muchos aprovechan la fecha para organizar fiestas de disfraces temáticas para grandes y chicos.

La OMS advierte que el covid-19 no será "la última pandemia"

Imagen: Relacionada a la noticia

Sin embargo, desde hace un año y siete meses el mundo vive una pandemia a causa del COVID-19, y debieron revisarse y cambiar muchas de las formas en que las personas acostumbraban reunirse y celebrar.

En los Estados Unidos, uno de los países donde más se festeja esta fecha, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), Anthony Fauci, dijo que los niños aún pueden disfrutar de un Halloween divertido y seguro.

Aún así, la variante Delta extremadamente contagiosa del SARS-CoV-2 continúa mostrando tasas de infección de moderadas a altas en muchas áreas de ese país, y amenaza con superar los valores de circulación y contagios de la versión original del virus SARS-CoV-2, que devastó al mundo en 2020.

En este contexto, no sería disparatado preguntarse si participar de la diversión y los juegos de Halloween es seguro, o si sería mejor quedarse en casa este año también.

Más de 600 muertos por coronavirus permanecen en congeladores en Nueva York

Imagen: Relacionada a la noticia

“Para llevar a cabo reuniones sociales de manera segura hay que tener en cuenta las tres o cuatro cosas centrales que ya aprendimos en 2020, y que básicamente tienen que ver con preferir los encuentros al aire libre y con distancia en la medida que se pueda”. Ante la consulta de este medio, el médico infectólogo Lautaro De Vedia (MN 70640) consideró que “el uso de mascarilla sería ideal”, aunque reconoció “no sería de fácil cumplimiento en este contexto y además si los chicos van disfrazados y usan máscaras tampoco sería sumamente necesario”.

Sobre este punto, la profesora de enfermería pediátrica estadounidense y madre de cuatro niños pequeños, Meg Sorg, escribió en un reciente texto publicado por The Conversation que “los padres pueden ser creativos al hacer que una mascarilla sea parte del disfraz de un niño. O los niños pueden usar una mascarilla debajo de su máscara de disfraz. Los padres deben asegurarse de que su hijo pueda respirar cómodamente si eligen esta opción”.

Según De Vedia, experto del Hospital Muñiz y ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi), “el uso de alcohol en gel o la solución de alcohol al 70% sería importante sumarlo antes del protocolo de intercambio de golosinas, aunque se sabe que el contagio es más respiratorio que por superficies, pero no está de más, y por otra parte es un hábito que tanto adultos como niños incorporaron y no es muy difícil de llevar a la práctica”.