Galápagos planifica estrategias para introducir especies extintas desde hace dos siglos
Autor:

Redacción Digital

Científicos del archipiélago de Galápagos buscan reintroducir varias especies extinguidas en la Isla Floreana, en el corazón de la formación insular, con el fin de restaurar las redes ecológicas y evitar la desaparición de otros animales endémicos.

Así lo informó este martes la Dirección del Parque Nacional Galápagos (PNG), a cargo del cuidado ambiental de este archipiélago situado a unos mil kilómetros al este de las costas continentales de Ecuador y declarado como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

El plan es introducir algunas variedades de pinzones (vegetarianos, pico afilado, grande de tierra, cantor gris, grande de árbol), el pájaro brujo, el pachay (ave endémica), la gaviota de lava, la lechuza de campanario, el gavilán de Galápagos y el cucuve o sinsonte; así como la culebra y la tortuga gigante de Floreana.

Tortugas gigantes criadas en cautiverio retornan a su hábitat en Galápagos

El proyecto, que arrancó hace 2 años, se materializará en 2024, cuando se prevé hacer efectiva la reintroducción de los ejemplares, escogidos de poblaciones fuentes ya definidas en otros sitios del archipiélago, según comentó a Efe una fuente del PNG.

Una primera etapa del proyecto ha consistido en eliminar de Floreana varias especies introducidas nocivas que han perjudicado a los ecosistemas, especialmente roedores y gatos ferales.

“Floreana es una de las primeras islas habitadas en el mundo en la que se va a reintroducir especies que se perdieron en los últimos dos siglos, con lo que se expandirán poblaciones en peligro de extinción y se restaurarán redes ecológicas desaparecidas. Esta actividad se ha planeado de acuerdo a relaciones ecológicas entre las especies, por lo que posiblemente las ganancias para la restauración del ecosistema serán mayores que si se hicieran reintroducciones individuales aisladas”, dijo Luis Ortíz-Catedral, asesor científico del Parque Nacional Galápagos, experto en vida silvestre.

“No hubiéramos podido llegar a esta etapa del proyecto, que inició hace doce años, sin el trabajo conjunto de la comunidad local que ha estado involucrada durante las diferentes fases del proyecto y se han tomado todas las medidas de mitigación y capacitación para asegurar su bienestar”, mencionó Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos.