"Fui al ginecólogo y salí ciega": Mujer denuncia maltrato en hospital de Venezuela

Eddy Yasmín Mejía Andradre, una madre soltera de dos hijos del estado Táchira, Venezuela, tuvo que ingresar a un hospital local de emergencia debido a unos miomas uterinos, pero nunca se imaginó que atravesaría un calvario que la dejó ciega.

La mujer, de 44 años, fue diagnosticada en el año 2020 con seis miomas uterinos, un problema ginecológico que le hacía sufrir intensas hemorragias, de acuerdo a un reportaje realizado por el portal de noticias La Nación.

Mejía, quien es graduada en la carrera de técnico superior en administración, vivió uno de los momentos más difíciles de su vida luego de que ingresó, la madrugada del domingo 3 de enero de 2021, en el Hospital Central de San Cristóbal, a raíz del problema de salud que venía sufriendo.

VIDEO: Una mujer escala por las paredes de un hospital para ver a un familiar

Imagen: Relacionada a la noticia

Relató al portal venezolano que tras ser hospitalizada solo se le permitió ingresar con una bata quirúrgica. Desnuda, en un ambiente sumamente frío y recostada en una camilla, la mujer sufrió un aborto de mioma y no contaba con la compañía de sus familiares.

“Cuando me dejan hospitalizada a mi hermano no le piden nada, lo sacaron de la sala de parto porque no es un lugar donde los hombres deben estar (...) No tenía medicamentos ni comida”, mencionó. “Fui tratada de la manera más inhumana en el Hospital de San Cristóbal. Para mí no hubo oportunidades. Aquí me doy cuenta que sí es verdad, que hay médicos que son muy crueles y a mí me tocaron esos”.

Uno de los doctores que la atendió le diagnosticó un cáncer de cuello uterino sin realizar ningún tipo de estudio. “Sin piedad me dijo que tenía cáncer. Dijo que tenían que hacerme una biopsia para ver si era certero por las laceraciones, aparte de eso, decía que el cuello uterino estaba totalmente blanco. Nosotras sabemos que debe ser rosado”, explicó Mejía.

Sin embargo, en cuestión de horas los problemas de la mujer cobraron una dimensión aún mayor luego de que sufrió una caída de la camilla en la que se encontraba, golpeándola fuertemente en la cabeza. Debido a que manifestó un intenso dolor en la zona del golpe, una enfermera le dio un medicamento que la durmió profundamente.

Fue al hospital por un dolor de estómago y le amputaron ambas piernas y un brazo

Imagen: Relacionada a la noticia

La mañana del 4 de enero, Mejía abrió los ojos nuevamente, pero para peor. “Abrí los ojos y ya no veía nada. Lo único que veía a través de ellos era una mancha como vinotinto, roja. Cada vez que el médico me decía ‘señora, cómo se siente’ mi respuesta era la misma ‘no veo nada doctor’”, detalló.

Durante los 11 días que pasó la mujer en la emergencia del hospital, no le dieron comida, nadie se responsabilizó por su situación y retuvieron su historial médico, argumentando que su ceguera fue producto de un accidente cerebrovascular.

A pesar de que fue operada del cráneo en el mismo hospital, aún no puede ver nada. Por ese motivo, inició una campaña en GoFundMe para poder regresar al quirófano, donde se someterá a un procedimiento que le permitirá recuperar parte de su visión, cuya pérdida fue ocasionada por un desprendimiento de retina.