Falleció profesor que no dejó de dictar clases virtuales pese a tener COVID-19 | TC Televisión

Falleció profesor que no dejó de dictar clases virtuales pese a tener COVID-19

Gavelan Izaguirre dictó clases en la facultad de Ciencias Contables de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos por más de 35 años. Su familia recuerda que era una persona muy independiente, que amaba su profesión y enseñar. De eso no ha quedado duda. Ni el COVID-19 evitó que Gavelan continuara dictando clases. Ayudado de un concentrador de oxígeno, enseñó el curso de Costos hasta terminar el ciclo. Sus alumnos lo confirman y lo recuerdan.

“Fue un excelente docente, de los pocos que vivían su vocación. Priorizó nuestra educación sobre su salud, el legado que nos entregó será motivo para generar un gran cambio en el país”, escribió Esteban Aguilar.

“He tenido el agrado de ser su delegado en dos oportunidades y he visto su gran interés por los alumnos. Se amanecía creando sus propias separatas, investigaba la teoría que nos daba, y siempre daba un día extra a la semana para explicar lo que no se entendía. Estoy muy agradecido por toda la disposición del profesor, y da un gran ejemplo de empeño y persistencia”, dice Kevin Carmona.

Los alumnos incluso difundieron una foto de él dictando las clases utilizando una máscara de oxígeno. Lo hicieron con la única intención de recordar su valentía. La familia de Gavelan aceptó que la foto sea publicada, pero quiere evitar que se utilice para otros fines políticos.

La lucha contra el COVID-19

Fabiola Gavelán cuenta que su papá se contagió del COVID-19 en junio del año pasado. Debido a que sufría de cardiopatía y tenía 71 años, fue hospitalizado y le tuvieron que poner un marcapasos.

“Solo cuando le pudieron el marcapasos paralizó las clases. San Marcos colocó un profesor de reemplazo por un par de meses, pero mi papá se dio cuenta de que el profesor no había completado el sílabo ni pasado las notas de los alumnos al sistema. Entonces, regresó a dar las clases”, dice Fabiola.

Desde esa fecha, Gavelán se dedicó en exclusiva a dictar clases virtuales y a cumplir la cuarentena junto a su familia que también resultó contagiada del COVID-19. Sin embargo, en febrero de este año empezó a sentir un malestar general.

Debido a que era más riesgoso llevarlo a un hospital, la familia decidió atenderlo en la casa. Otra de las hijas de Gavelán es enfermera y su esposo es doctor. Por eso y porque no presentaba baja saturación ni complicaciones, decidieron tratarlo en su domicilio. Él decía que solo tenía cansancio.

Sin embargo, cuando la saturación bajó a 91 la familia lo tuvo que llevar de emergencia al hospital Almenara en donde le hicieron una prueba de antígeno que resultó positiva. El COVID-19 había vuelto. Los médicos les dijeron que Gavelan se había reinfectado.

La familia, entonces, adquirió un concentrador de oxígeno para poder ayudarlo a respirar y así pudo seguir dictando las clases hasta que, de pronto, empezó a necesitar más litros de oxígeno de los que el concentrador podía darle.

“Lo llevamos de emergencia y le hicieron la prueba de antígeno y salió negativo. Le tomaron una tomografía pulmonar y le dijeron que tenía fibrosis y derrame pleural. Dijimos, ok ya el covid se fue y tratemos de reparar el daño que tiene. Mi papá nos pidió, por favor, que si la prueba salía positiva lo lleváramos a la casa porque él no quería volver al área covid del hospital. Cuando estuvo en UCI el año pasado fue muy fuerte y vio morir a gente todos los días”, cuenta Fabiola.

Debido a que la prueba salió negativa, Gavelan fue internado en el área UCI de cardiología del hospital Almenara. Sin embargo, dice la familia, un neumólogo del área decidió trasladarlo al área Covid ya que no había cumplido el tiempo necesario en cuarentena tras su primera prueba que salió positiva. Ese fue un duro golpe para la familia. El deseo de Gavelan no pudo cumplirse, lamenta su hija. Nadie lo pudo volver a ver. Pasaron tres días y falleció.

Hoy que los muertos por el coronavirus superan los 44 mil en el Perú y la crisis sanitaria recrudece, la familia del profesor lo único que desea es que Jorge Jesús Gavelan Izaguirre sea recordado como el maestro comprometido que fue. Han decidido vivir el duelo en medio de la cuarentena en una casa alejada de la ciudad. Por eso, piden que el nombre de su padre no sea utilizado de manera irresponsable

“Nosotros tenemos ahora que cuidar a mi mamá. No es posible que nos hayamos ido y que prendamos la televisión en Willax y veamos un reportaje en el programa de Beto Ortiz para el que ni tuvieron la delicadeza de llamarnos. Le cambiaron el nombre a mi papá, dijeron que murió de cáncer al estómago y lo peor de todo, dijeron que murió en completo abandono. Eso es inadmisible. Es chocante para nosotros como familia”, afirma Fabiola.

Los alumnos sanmarquinos del profesor Gavelan prefieren seguir recordándolo como un ejemplo. Algunos de ellos, nos mandaron estas frases que recuerdan el legado que les ha dejado.

Gavelan fue uno de los docentes que tuvo la mayor dedicación en que sus alumnos comprendan lo que con mucho ímpetu transmitía en sus clases. Siempre admiré la vocación de servicio de quien en vida fue el profesor Jorge Gavelan. Desde que ingresé a la universidad, tenía la fama de ser un profesor de buen nivel de aprendizaje, como los que la UNMSM se merece. Es admirable que el profesor, a pesar de las limitaciones que nos pone la vida, siempre se le veía contento y dichoso al contemplar el resultado que dejó en sus alumnos. Siempre se pasaba un buen momento, cuando se le encontraba en algún bus, camino a su hogar o a la universidad e incluso allí no dejaba de responder a las consultas que realizaban sus alumnos. Por todo esto y más, merece ser recordado con mucho respeto, su memoria nunca será olvidada dentro de la facultad. Por quién mucho más que un docente, un colega, un amigo”. (Angel Zevallos, Base 17)

“Fue uno de los profesores más comprometidos con su labor y que dio todo de sí para poder formar a sus alumnos. Queda en el recuerdo de todos sus alumnos toda la dedicación que el profesor dedicó a sus clases y el apoyo que brindó a cada uno siempre con la simpatía y el carisma que lo representaba. Estas cosas son las que nos enseñan que aún podemos hacer un cambio, pero solo hace falta un poco más de dedicación y amor por lo que uno hace en todo momento”. (Ronal Navarro )

“El profesor Jorge Gavelan ha sido un profesor muy importante en la formación profesional de muchos estudiantes. Todos sus conocimientos y sus investigaciones han sido muy enriquecedores para nuestra facultad. Su partida ha sido un golpe duro para muchos estudiantes y docentes, pero siempre estará en la memoria de todos nosotros”. (Alexander Silva, egresado)

“Hablando de manera personal, siempre oí hablar de él en los ahora recordados pasillos de contabilidad de la universidad, los comentarios siempre lo distinguían como un profesor de nivel. Lo dicho anteriormente, lo pude corroborar este último ciclo que pasó siendo su alumna, pude notar en cada clase la calidad de sus clases tanto en sus separatas y ejercicios. Me siento orgullosa y agradezco al “destino” por haberme dado el honor de ser su alumna y llevar cada una de sus clases. Espero ahora pueda estar descansando en paz y deseo mucha fortaleza para amigos y familiares. ¡Hoy y siempre habrá clases de costos en el cielo!” (Abigail Salvador, Base 18)

Lo más reciente