TC Televisión | Facebook tras el escándalo: así ha cambiado la empresa un año después del desastre

Facebook tras el escándalo: así ha cambiado la empresa un año después del desastre

abr. 10, 2019

Hace algo más de un año que el escándalo de Facebook y Cambridge Analytica salió a la luz. Más de 50 millones de perfiles en la red social fueron recolectados para acabar configurando perfiles ideológicos que luego serían vitales para orquestar campañas políticas.

Aquella polémica hizo que Mark Zuckerberg acabara compareciendo ante el Congreso y el Senado de los Estados Unidos, y desató un movimiento en contra de la red social que abogaba por abandonarla. Un año después, eso sí, Facebook sigue tan fuerte como antes en usuarios e ingresos... o incluso más.


Un 2018 para olvidar en materia de privacidad

Cuando el científico de datos Christopher Wylie apreció desvelando el escándalo en The New York Times y en The Guardian aquel 17 de marzo de 2018 todo estaba relativamente tranquilo para Facebook.

Los datos que revelaba Wylie dejaban claro cómo Facebook se había mostrado muy descuidada a la hora de ofrecer acceso a los millones de datos que sus usuarios comparten en esta red social. Aquello provocó diversas reacciones, entre las que destacaron las de los reguladores, los medios de comunicación y los propios usuarios, que criticaron la actitud de Zuckerberg y su empresa de forma clara y contuntente.

En estos meses Zuckerberg ha tenido que lidiar con las críticas de forma reiterada. Al escándalo de Cambridge Analytica se le sumaron más tarde otras noticias que dejaban claro que los descuidos en el ámbito de la privacidad han sido constantes, notables y sorprendentes.

Poco después de las declaraciones de Wylie, Cambridge Analytica anunciaba su cierre aunque como revelaban en The Register no era un cierre total y la empresa renacía con otro nombre, Emerdata Limited.

En Europa la puesta en marcha de la GDPR castigará de forma notable a las empresas -ya hay una sentencia de 50 millones de euros para Google-, y en Estados Unidos empresas como Apple e incluso Facebook -en un discurso curioso para quien más las ha violado- piden una regulación similar.


Cambios en la dirección

Uno de los apartados en los que Facebook ha cambiado de forma notable tras el escándalo de Cambridge Analytica ha sido en la composición de su cúpula directiva.

Varios de los altos ejecutivos de la firma la abandonaron tras aquellos problemas. Jan Koum, el co-fundador de WhatsApp, lo hizo en abril de 2018 tras supuestas presiones para debilitar el cifrado de datos de la aplicación de mensajería. Unos meses antes Brian Acton, el otro co-fundador de WhatsApp, había decidido abandonar también la compañía y acabó convirtiendose en uno de sus mayores críticos.

Elliot Schrage, que llevaba 10 años en Facebook y era el responsable del departamento de Comunicación, también dejó la empresa en junio de 2018. En agosto lo haría Alex Stamos, Chief Security Officer, una de las personas que trató de avisar a Mark Zuckerberg del potencial peligro de interferir en las elecciones de Estados Unidos en 2016.

Kevin Systrom y Mike Krieger, los creadores de Instagram, también decidieron abandonar la empresa tras haberla vendido a Facebook por 1.000 millones de dólares en 2012.


Mientras, no para de crecer

Todo eso no parece importar. Entre las consecuencias del escándalo estuvieron lógicamente las económicas, y tras la publicación de los datos de dichos suscesos las acciones de la empresa bajaron de precio de forma precipitada para luego volver a subir igual de rápido.

El impacto en el valor de la empresa pudo ser notorio en esos primeros meses, pero el perjuicio económico no existe para una empresa que presentó resultados financieros de su cuarto trimestre de 2018 a finales de enero y lo hizo sacando pecho.

Fuente: xataka.com