TC Televisión | ¿Eres mujer y duermes con la luz encendida?: este hábito te hace ¡ENGORDAR!

¿Eres mujer y duermes con la luz encendida?: este hábito te hace ¡ENGORDAR!

jun. 13, 2019

Las mujeres que dijeron dormir con la luz prendida tuvieron hasta un 33% más probabilidades de convertirse en obesas, de acuerdo con el estudio publicado esta semana en el diario médico JAMA Internal Medicine.

"Evolutivamente, estamos predispuestos a dormir de noche y en un lugar oscuro", dijo Dale Sandler, científico del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental, una división del Instituto Nacional de la Salud, y coautor del estudio. "Es mucho más importante de lo que la gente cree por una gran variedad de razones de salud".

La exposición a la luz y a la oscuridad resulta clave para mantener el ritmo circadiano, el reloj del cuerpo que regula el metabolismo, la segregación de hormonas del sueño, la presión arterial y otras funciones en ciclos de 24 horas. Romper ese ciclo puede contribuir a problemas de salud como diabetes, depresión y obesidad, según mostraron investigaciones anteriores.

En el estudio participaron cerca de 44,000 mujeres de EEUU de edades comprendidas entre los 35 y 74 años. Los datos que analizaron los investigadores proceden de un gran sondeo llamado Sister Study que se llevó a cabo entre 2003 y 2009. El sondeo, diseñado para investigar sobre el cáncer de mama, incluía información sobre los hábitos de sueño, incluyendo preguntas sobre si la encuestada dormía con una luz o con la televisión encendidas, y también otras preguntas sobre su peso.

Las respuestas en torno al sueño se ordenaron con arreglo a cuatro categorías: mujeres que dormían en la oscuridad; con una pequeña luz en la habitación; con una luz fuera de la habitación; con luz o televisión en el dormitorio. Los investigadores examinaron estos datos y los vincularon con el peso y la tendencia a la obesidad durante un periodo de cinco años.

Los expertos encontraron que dormir con una televisión o una luz en la habitación se asociaba con una ganancia de 11 o más libras, un incremento del Índice de Masa Corporal (BMI, por sus siglas en inglés, la razón matemática que asocia la masa y la talla de un individuo) de al menos un 10% y un riesgo más alto de padecer sobrepeso u obesidad comparado con aquellas mujeres que dormían en la oscuridad. Cuanta mayor exposición a la luz, mayor ganancia de peso, señalaron los investigadores.