FOTOS | Así eran nuestros ancestros hace 3.8 millones de años

ago. 30, 2019

Un fósil "notablemente completo" está permitiendo a los científicos estudiar millones de años de nuestra historia evolutiva.

El hallazgo del cráneo, conocido como MRD de hace unos 3.8 millones de años, revela el rostro del supuesto ancestro de la especie popularmente representada por Lucy, el célebre esqueleto parcial etíope encontrado en 1974.

"Este cráneo es uno de los fósiles más completos de homínido con más de tres millones de años de antigüedad", dijo Yohannes Haile-Selassie, paleoantropólogo coautor del estudio

Esta especie ancestral es la más antigua que se conoce de los Australopitecos, un grupo de criaturas que precedió a nuestra rama del árbol genealógico, llamada Homo.

Los científicos desde hace tiempo saben que esta especie, los Australopitecos Anamensis, y fósiles anteriores a ella datan de hace 4.2 millones de años. Pero los restos faciales que se habían descubierto estuvieron limitados a mandíbulas y dientes. El nuevo fósil incluye gran parte del cráneo y rostro.

El rostro aparentemente proviene de un varón. Su parte media e inferior sobresalen hacia adelante, mientras que la especie de Lucy muestra una parte media del rostro más plana, un paso hacia los rostros planos de los humanos.

El fósil también es el inicio de los rostros más grandes y robustos que se han hallado de los Australopitecos, hechos para soportar la tensión por masticar alimentos duros, explicaron los investigadores.

A pesar de ser muy pequeño, el cráneo sería de un adulto. Las reconstrucciones faciales realizadas a partir de las características fósiles muestran a un homínido con pómulos y mandíbula prominentes, nariz chata y frente estrecha.

"Es bueno ponerle por fin un rostro a un nombre", dijo Stephanie Melillo, paleoantropóloga coautora del estudio

El fósil fue hallado en 2016, en Etiopía, en lo que era arena depositada en el delta del río en la orilla de un lago. En el tiempo que la criatura vivió, la zona estaba mayormente conformada por arbustos secos con algunos árboles.

Designado con la sigla "MRD", el cráneo fue descubierto no lejos de donde fue encontrada la joven Lucy --el ancestro más antiguo de los humanos modernos--, lo que demostraría que dos especies distintas habrían coexistido durante aproximadamente unos 100.000 años.

"Otros trabajos han mostrado que los Australopitecos Anamensis evidentemente caminaban erguidos, pero no hay evidencia de que utilizaran piedras para hacer herramientas", dijo una coautora del estudio, Stephane Melillo, del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck, en Leipzig, Alemania.

"MRD" se añade a otros grandes hallazgos de homínidos de alto perfil, como los famosos Toumai", Ardi y Lucy, escribió Fred Spoor, del Museo de Historia Natural de Londres, en un comentario que acompaña a los informes.

"Todo parece indicar que se convertirá en otro ícono célebre de la evolución humana", dijo Yohannes Haile-Selassie, paleoantropólogo coautor del estudio.

A título de comparación, Toumai (un sahelanthropus tchadensis), considerado por muchos paleontólogos como el primer representante del linaje humano, tiene aproximadamente 7 millones de años. Fue encontrado en 2001 en Chad.

Ardi (por ardipithecus ramidus, otra especie de homínido), una hembra encontrada también en Etiopía, tendría 4,5 millones de años y, Lucy, la famosa australopithecus descubierta en el país africano en 1974, unos 3,2 millones de años.

Otros fósiles de australopithecus menos conocidos datan de al menos 3,9 millones de años, pero sólo han sido encontrados mandíbulas y dientes. Sin un cráneo "viejo", la comprensión de la evolución de estos homínidos extintos continuaba siendo muy parcial.

Descubierto en febrero de 2016 en el sitio de Woranso-Mille, en la región de Afar en Etiopía (a 55 km de donde se encontró a Lucy), este nuevo fósil MRD pertenece a uno de los primeros australopithecus, el anamensis.

"Creemos que el A. anamensis (MRD) se fue convirtiendo gradualmente en el A. afarensis (Lucy) con el paso del tiempo", dijo Stephanie Melillo, paleoantropóloga coautora del estudio.

Pero este último descubrimiento relanza la hipótesis de que estas dos especies se habrían cruzado en la sabana de Afar durante aproximadamente unos 100.000 años.

"Esto cambia nuestra comprensión del proceso de evolución y plantea nuevas preguntas: ¿competían por la comida o el espacio vital?", dijo Stephanie Melillo, paleoantropóloga coautora del estudio.

Para la sorpresa de los investigadores, este cráneo se revela como una mezcla de las características propias de los sahelanthropus como Toumai con las de los ardipithecus, como Ardi, pero también con otras especies más "recientes".

Fuente: unotv