En África 350.000 pueden morir este verano de desnutrición, según ONGs
Autor:

Redacción Digital

Más de cinco millones y medio de niños se encuentran en riesgo de desnutrición aguda en la región del Cuerno de África, según denuncian las ONG Oxfam Intermón y Save the Children en su último informe, Dangerous Delay 2, en el que alertan además de que 350.000 niños pueden morir por esa causa este verano si la comunidad internacional no actúa.

"Hace 10 años se calculaba la muerte de 135.000 niños en una crisis similar”, explicó este miércoles en la presentación del informe Franc Cortada, director general de Oxfam Intermón, quien recuerda que finalmente "murieron casi el doble, la mayoría menores de 5 años".

Entre las consecuencias físicas sobre la infancia de esta desnutrición aguda, Andrés Conde, director general de Save the Children, destacó en rueda de prensa los efectos en el sistema inmunológico: “el riesgo es dejar a una generación de niños en una situación de extremada vulnerabilidad a un montón de enfermedades”.

La falta de nutrientes -explicó Conde-, también paraliza el desarrollo cognitivo de los menores, algo que es imposible recuperar en una edad posterior. “Estamos hablando de consecuencias gigantescas en la capacidad de estos niños y niñas de aprender”, remarcó.

Las sequías y la guerra de Ucrania, causas de la crisis

El informe atribuye esta nueva crisis humanitaria a dos razones principales: el ‘shock’ climático, que ha originado importantes sequías en la región, y la guerra de Ucrania.

"Estamos enfrentando la peor sequía en los últimos 40 años, pero esto se ha visto añadido por algo completamente imprevisible: la guerra en dos países que resultan ser el granero del mundo,” afirmó Conde.

Según Cortada, "Rusia y Ucrania proporcionan el 90% del trigo que se consume en el Cuerno de África", países de los que también se importan productos como el aceite de girasol o los fertilizantes necesarios en las cosechas.

El conflicto bélico está generando un "aumento de precios sin precedentes" en la mayoría de los productos importados por la región africana, lo que da una "perspectiva de crisis completamente abrumadora", explicó Conde.