Elefantes nacen sin colmillos para sobrevivir ante la caza furtiva

La naturaleza parece revelarse. Un nuevo estudio publicado en Science a mediados de octubre 2021 sugiere que la caza furtiva durante el conflicto armado provocó una presión evolutiva tan intensa, que ha comenzado a suprimir un rasgo distintivo de los elefantes africanos: sus colmillos.

Los colmillos son una de las características físicas más definitorias en la anatomía del elefante. Los animales los usan para remover la corteza de los árboles (o para derribarlos), levantar y mover ramas pesadas, cavar agujeros en busca de agua y recolectar alimento, entre otros varios usos. Viene siendo así desde hace 5 millones de años.

Pero ahora, científicos de diversas partes del mundo están viendo como una proporción cada vez mayor de elefantes está naciendo sin estas herramientas cruciales. ¿Por qué?

Según los científicos, se trata de una simple cuestión de supervivencia

Uno de los lugares en los que se ha detectado de forma más clara esta tendencia es el Parque Nacional Gorongosa de Mozambique, en el sur de África. Cada vez más elefantas están naciendo sin colmillos. Y los científicos creen que se trata de una respuesta evolutiva desencadenada por la brutal matanza de elefantes —por el marfil de sus colmillos— durante los 15 años de guerra civil que sufrió el país.

Una teoría que viene apoyada en el análisis estadístico

La falta de colmillos ocurre de forma natural, pero generalmente afecta solo a una pequeña minoría de elefantes. En la década de 1970, por ejemplo, solo el 18,5% de las elefantas de Gorongosa no tenían colmillos. Tres décadas después, el porcentaje se había disparado hasta el 51%.

Como se explica en un reciente estudio publicado en la revista Science, entre 1977 y 1992 “hubo una gran cantidad de soldados en el área y mucha motivación asociada para matar elefantes y vender el marfil para comprar armas y municiones. El nivel resultante de caza furtiva fue muy intenso”.

La esclavitud de los elefantes en Tailandia por el turismo animal

Imagen: Ante la amenaza de la caza furtiva, los elefantes evolucionan para perder los colmillos. Foto National Geographic
Ante la amenaza de la caza furtiva, los elefantes evolucionan para perder los colmillos. Foto National Geographic

El análisis estadístico mostró que las hembras de Gorongosa sin colmillos tenían más de cinco veces más probabilidades de sobrevivir que sus contrapartes hembras con colmillos durante los 28 años que cubrió el estudio. Para los investigadores, es muy poco probable que esta adaptación sea una ocurrencia casual.

Como el grupo de elefantes hembras sin colmillos no resultó atractivo para la caza, la probabilidad de reproducirse y transmitir la alteración genética que suprime los colmillos aumentó radicalmente, en contraposición con aquellos que sí poseían, pero fueron cazados.