El precio del barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en junio, que empezó a cotizar en los mercados este miércoles, ganó más de 4 dólares, un salto cercano al 40%, en medio de gran nerviosismo de los inversores.