El número de recién nacidos registrados en China cae un 15% | TC Televisión

El número de recién nacidos registrados en China cae un 15%

La cantidad de recién nacidos registrados con el gobierno de China cayó casi un 15% el año pasado, en medio de una preocupación generalizada por la caída de las tasas de natalidad en el país más poblado del mundo.

Según las cifras publicadas por el Ministerio de Seguridad Pública esta semana, se registraron 10,03 millones de nuevos bebés en 2020, en comparación con los 11,79 millones del año anterior, una disminución del 14,9%. La noticia llega después de que el año pasado China registrara la tasa de natalidad más baja desde que se fundó la República Popular en 1949.

Los problemas demográficos de China podrían plantear problemas graves para la segunda economía más grande del mundo cuando la población actual en edad de trabajar llegue a la jubilación. A los expertos les preocupa que si la tendencia continúa o la población comienza a reducirse, China puede envejecer antes de enriquecerse.

Según los datos más recientes de la Oficina Nacional de Estadísticas, el año pasado había 250 millones de personas mayores de 60 años en China, alrededor del 18% de la población.

Stuart Gietel-Basten, profesor de Ciencias Sociales y Políticas Públicas en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, dijo que si bien es probable que haya una caída en los nacimientos en la mayoría de los países en 2020 como resultado de la pandemia de coronavirus, las estadísticas de China mantienen una tendencia general a la baja.

«El impacto del covid probablemente lo ha exagerado, y en los próximos años las caídas probablemente no serán tan graves, pero es probable que esa tendencia estructural a la baja continúe», dijo. «La cantidad de bebés recién nacidos nunca será tan alta en el futuro, porque la cantidad de mujeres en edad fértil está disminuyendo y disminuirá rápidamente (en los próximos años)».

Si bien el cambio demográfico de China todavía no es nada comparado con algunos de sus vecinos hiperenvejecidos, como Japón y Corea del Sur, cuyas poblaciones ahora se están reduciendo, todavía plantea problemas potenciales en el futuro, particularmente a medida que envejece la generación del «hijo único».

La «política de un solo hijo», que estuvo en vigor desde 1979 hasta 2015, limitó a la mayoría de las parejas en China a tener un solo bebé, como parte de un intento de controlar una población en rápido crecimiento mientras el país aún se estaba desarrollando. La aplicación draconiana de la regla llevó a que a las parejas se les impusieran fuertes multas o sanciones, mientras que millones de mujeres fueron obligadas a abortar cuando se descubría que tendrían un segundo hijo.

Como resultado de la política, la tasa de fecundidad de China se redujo drásticamente, de un máximo de casi seis nacimientos por mujer entre 1960 y 1965 a 1,5 entre 1995 y 2014. Al mismo tiempo, el número de personas mayores de 65 años aumentó de 3,36 % en 1965 a casi el 10% en 2015, cuando se cambió la política de un hijo para permitir dos hijos. En 2019, las personas mayores de 65 años representaron el 12,6% de la población total.

Lo más reciente