El mundo se detiene ante el coronavirus y el aire se limpia: eso podría salvar a más personas de las que mata el virus
Autor:

Redacción Digital

En medio de la crisis provocada por el nuevo coronavirus, el parón que está sufriendo la sociedad global deja entrever a un claro beneficiario de esta pandemia: el medio ambiente, que se alivia de forma proporcional a la ralentización del ritmo desenfrenado de la vida humana.

El alto grado de propagación ha obligado a tomar medidas extremas y en muchos países se han impuesto cuarentenas y se ha limitado considerablemente el movimiento de las personas y su exposición. Es la única manera de descender la curva de contagios, que, de ser masivos pueden llegar a colapsar los sistemas sanitarios, por muy avanzados que sean, como está ocurriendo en Italia.

La humanidad se enfrenta a un reto sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. El coronavirus está impactando directamente nuestra forma de vida y arrastrando a la humanidad a una crisis económica, que evidencia que los esquemas actuales no solo son vulnerables sino que a la larga son insostenibles.

Un informe del Ministerio de Ecología y Medio Ambiente de China detallaba que el número promedio de “días de aire de buena calidad” aumentó en un 21.5% el pasado mes de febrero, durante la férrea cuarentena en ese país.

Y esto no solo en Hubei, sino en toda China, y ya se está empezando a notar en el resto del mundo. Así lo muestran estas imágenes satelitales publicadas por la NASA y la Agencia Espacial Europea.