El euro cumple 20 años, pero todavía queda trabajo por hacer

dic. 28, 2018

El euro está a punto de celebrar su vigésimo cumpleaños, pero los países que lo usan todavía están luchando con la forma en que la moneda común debería funcionar y cómo corregir los defectos expuestos por la crisis de deuda que empañó su segunda década.

El euro se lanzó el 1° de enero de 1999, cuando 10 países fijaron sus tipos de cambio y entregaron las decisiones sobre las tasas de interés al recién creado Banco Central Europeo. Los billetes y monedas de euro entraron en circulación tres años después.

La moneda compartida se vio como una solución a las constantes disputas por los tipos de cambio que habían marcado la política europea después de la Segunda Guerra Mundial y como una extensión lógica de la zona de libre comercio de aranceles de la Unión Europea. Gran Bretaña, en particular, optó por no participar, pero 19 de los 28 países de la UE utilizan el euro.

El euro se acredita con el creciente comercio entre los miembros. Pero los países han luchado para adaptarse a los problemas después de entregar dos grandes válvulas de seguridad: la capacidad de permitir que el tipo de cambio de su moneda caiga para aumentar las exportaciones y ajustar sus propias tasas de interés para estimular la actividad empresarial.

Una solución parcial podría ser un presupuesto central para seguir pagando las facturas cuando los países miembros se ven afectados por las recesiones. Los líderes europeos pidieron algún tipo de fondo en 2015 y finalmente están trabajando en cómo crear uno. A los ministros de Finanzas se les encomendó la tarea este mes de completar los detalles para junio. El presupuesto sigue siendo, sin embargo, una versión muy limitada de una propuesta original de 2017 del presidente francés Emmanuel Macron.

Otra solución clave (el seguro de depósitos en toda la UE para ayudar a prevenir las corridas bancarias en momentos de estrés) se pospuso.

Mientras tanto, la posibilidad de una nueva crisis como la que amenazó con romper el euro en 2010-2012 acecha. El gobierno populista de Italia está molesto por las restricciones de gasto que acompañan al euro y quiere gastar más en asistencia social.

La disputa de Italia con el brazo ejecutivo de la UE, la Comisión Europea, está congelada por ahora. Pero la gran carga de deuda de Italia del 132 por ciento de la producción económica anual, la falta de reformas a favor de los negocios y el lento crecimiento económico de su membresía en el euro siguen siendo una amenaza a fuego lento que podría estallar durante la próxima recesión, en cualquier momento.

La configuración original del euro en virtud del Tratado de Maastricht firmado en 1992 dejó en claro que la política económica y el gasto eran responsabilidades estrictamente nacionales, y que los estados miembros tenían prohibido rescatarse mutuamente.

Ese concepto se dejó de lado en 2010, cuando los países más sólidos financieramente liderados por Alemania otorgaron préstamos de rescate a los más débiles cuyas deudas ya no eran sostenibles, e impusieron una dura austeridad como condición.

Desde entonces, los líderes europeos han agregado nuevos ajustes y protecciones de crisis, incluido el escrutinio a nivel de la UE de las finanzas bancarias. También hay un fondo de rescate permanente, el Mecanismo Europeo de Estabilidad. La Comisión Europea ahora examina los presupuestos de los países antes de que se presenten a los parlamentos nacionales.

Quizás lo más importante fue la promesa del Banco Central Europeo de 2012 de comprar bonos de los países que enfrentan costos de endeudamiento excesivos, una promesa que ayudó a calmar la tormenta en los mercados financieros.Pero hay poco acuerdo en ir más lejos. Alemania y los gobiernos del norte de Europa, como Holanda, se resisten a compartir riesgos y gastos, por temor a que terminen pagando chanchullos en economías no muy bien administradas.

Fuente: clarin.com