El ejercicio de la respiración relajante previene el insomnio según psicólogos | TC Televisión

El ejercicio de la respiración relajante previene el insomnio según psicólogos

Cerrar los ojos y sumirnos en un descanso reparador de unas cuantas horas debería ser algo sencillo, puesto que parece que los seres humanos estamos preparados para ello. Trabajamos y vivimos durante el día y dormimos durante la noche. Sin embargo, a la hora de la verdad, el estrés u otras causas pueden provocar que nos metamos en la cama y aunque contemos todas las ovejas del mundo, el sueño no llegue.

En esos momentos la desesperación se apodera de nosotros y en algunas ocasiones tenemos que recurrir a la química para poder descansar. Lo cierto es que el insomnio es uno de los síntomas que comparten prácticamente todos los trastornos psicológicos.

Hay que tener en cuenta que dormir uno o dos días mal no se puede considerar como insomnio, sino que en este caso hablamos de un proceso por el cual la persona, quizá porque se encuentra sometida a un estrés mayor en su vida diaria, no puede conciliar el sueño.

Practica el ejercicio de la respiración relajante:

- Primero, date un momento para prestarle atención a tu cuerpo, relaja cualquier músculo que sientas tenso.

- Coloca la lengua contra la parte trasera de los dientes superiores y déjala ahí.

- Ahora, lentamente inhala a través de tu nariz mientras cuentas en tu mente hasta cuatro. Luego, aguanta la respiración hasta contar siete y exhala suavemente por la boca hasta contar ocho.

- Repite este ciclo tantas veces como quieras.

- Revisa periódicamente tu cuerpo, sin dejar de suavizar los músculos tensos.

- Importante: la respiración de 4-7-8 no es equivalente a una pastilla que te hará dormir en el momento, sino que se trata de una manera sencilla de calmar la mente ocupada que se ha agitado junto con tu cuerpo.

- Una vez que silenciaste tu cuerpo y tu mente, puedes elegir leer un buen libro mientras estás acostado.

- Recuerda que no podemos forzar el sueño, ya que esto nos frustrará y producirá más insomnio. Piensa que somos más resilientes de lo que pensamos y que podemos operar razonablemente bien con mucho menos sueño del ideal. Tanto como puedas, establece las condiciones para que puedas dormir.

Lo más reciente