El ataúd donde reposan los restos de la reina Isabel II ha estado listo desde 1991
Autor:

Redacción Digital

El cofre mortuorio donde ahora reposan los restos de la fallecida reina Isabel II está hecho de un raro roble inglés, revestido con plomo, y fue trabajado desde hace más de 30 años.

Andrew Leverton, quien dirige Leverton & Sons, la empresa familiar independiente de empresarios funerarios de Camden, al norte de Londres, ha explicado que ha trabajado en funerales reales desde 1991. En una entrevista con The Times, explicó que su compañía había heredado el ataúd que los directores de funerarias reales anteriores habían hecho para cuando llegara el momento del fallecimiento de la reina Isabel II.

Sobre el estandarte real de Escocia que cubría el ataúd de roble se ha colocado una corona de flores formada por fresias blancas, crisantemos, brezos, cardos, romero, flores de hebe y de pitosporo.

Una vez que el ataúd fue montado sobre el catafalco, Alexander Douglas-Hamilton, decimosexto duque de Hamilton, fue el encargado de situar la corona de Escocia -hecha en oro, plata y piedras preciosas- sobre un cojín colocado encima del féretro.

El esposo de la reina Isabel trasladado nuevamente de hospital en Londres