Dos sacerdotes y un jardinero condenados por violar y corromper a niños sordos en un instituto | TC Televisión

Dos sacerdotes y un jardinero condenados por violar y corromper a niños sordos en un instituto

La Justicia argentina condenó el lunes, 25 de noviembre, a dos sacerdotes y un jardinero por el escándalo de abusos sexuales a niños hipoacúsicos en el Instituto Próvolo de la provincia de Mendoza, dependiente del Vaticano. Se trata del cura italiano Nicola Bruno Corradi Soliman, su colega Horacio Hugo Corbacho Blanck y el empleado Armando Ramón Gómez Bravo, quienes recibieron 42, 45 y 18 años de cárcel, respectivamente.

Los acusados fueron imputados por 25 hechos relacionados con abusos, y habían sido denunciados por diez personas. En cuanto a los antiguos miembros del clero, muchos de los delitos juzgados fueron agravados por tratarse de "ministros de un culto" y "responsables" del instituto en cuestión, sumado a que las víctimas eran menores de edad.

El juicio, que comenzó el 5 de agosto de este año, tuvo 49 jornadas previas a la sentencia y contó con 42 testigos. Antes de conocer la resolución judicial, los acusados se negaron a emitir declaraciones en la audiencia matutina.

Nicola Corradi, el principal de los acusados en jerarquía dentro del Próvolo, que se moviliza en silla de ruedas, recibió 42 años de cárcel.

Nicola Corradi, el principal de los acusados en jerarquía dentro del Próvolo, que se moviliza en silla de ruedas, recibió 42 años de cárcel.

Corradi Soliman, de 83 años —también implicado en casos de corrupción de menores en la ciudad de La Plata (Argentina) e Italia—, ya cumplía prisión domiciliaria, mientras que Corbacho Blanck (59) y Gómez Bravo (49) estaban detenidos en el Complejo Penitenciario Boulogne Sur Mer de Mendoza, aguardando el veredicto.

Desde que se dio a conocer la primera denuncia, hace tres años, el caso Próvolo conmocionó a toda la provincia. De hecho, se trató de la investigación más importante contra una dependencia de la Iglesia en ese territorio argentino. Así, el instituto fue clausurado en marzo del 2017, mientras algunas víctimas se animaban a relatar los delitos.Por su parte, el Colectivo por la Restitución de Derechos a Sobrevivientes del Próvolo Mendoza aguardó el fallo en las puertas de los Tribunales Provinciales, pidiendo "condena efectiva y ejemplar a los curas abusadores y torturadores". Asimismo, más de 10.000 personas siguieron la transmisión del fallo en vivo desde el Servicio de Información Judicial Mendoza TV.

La Fiscalía sostiene que, entre 2005 y 2015, el Provolo de Mendoza se habría convertido en el centro de un circuito de abuso sistemático contra menores. El colegio e internado albergaba a niños y niñas desde los 4 hasta los 17 años. Los denunciantes son exalumnos que estuvieron bajo la tutela de Corradi y Corbacho.

“Como Iglesia, queremos transmitir una vez más nuestra solidaridad y cercanía a las víctimas y sus familias”, manifestó el Arzobispado de Mendoza en un comunicado. “Lo que han relatado estas personas ha horrorizado a toda la sociedad mendocina”, agrega el escrito. “Todos nos hemos sentido desconcertados y dolidos”, sigue, para añadir: “Junto a toda la sociedad nos sentimos desafiados a seguir trabajando para evitar que estas situaciones se repitan”.

Los abogados de los denunciantes habían solicitado entre 15 y 50 años de prisión –pena máxima por estos delitos– para los tres imputados.

Fuentes: CNN / https://actualidad.rt.com/

Lo más reciente