Descubren un gran exoplaneta donde los años duran 16 horas

Un grupo de científicos internacionales han descubierto un enorme exoplaneta donde los años duran solo 16 horas debido a su cercanía con su estrella.

Se trata de TOI-2109b, que pertenece a la clase de júpiteres calientes o pegasidios. Se estima que es un 35 % más grande que nuestro Júpiter y que pesa unas 5 veces mayor que el gigante gaseoso del Sistema Solar, según la revista The Astronomical Journal, que recoge los pormenores del hallazgo, realizado en colaboración con la NASA

El exoplaneta se encuentra muy cerca a su estrella madre, a unos 1,5 millones de millas (2,4 millones de kilómetros), lo que explica la corta duración de sus años. A modo de comparación, la distancia entre Mercurio y el Sol es de 57,9 millones de kilómetros.

Escúchalo aquí: así se oye la luna de Júpiter

Debido a la proximidad a su estrella madre, la temperatura en el lado diurno del exoplaneta se estima en unos 3.500 grados Kelvin (3.226 grados centígrados), lo que convierte a TOI-2109b en "el segundo planeta más caliente detectado hasta ahora", según detalla un comunicado del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Al encuentro de su sol

Los especialistas consideran que el planeta se encuentra en el proceso de "decadencia orbital", lo que significa que TOI-2109b se aproxima en espiral a su estrella madre a un ritmo de 10 a 750 milisegundos por año (más rápido que otros jupíteres calientes).

"Dentro de uno o dos años, si tenemos suerte, podremos detectar cómo se acerca el planeta a su estrella. Nunca veremos al planeta caer en su estrella, pero dale otros 10 millones de años y este planeta podría no estar allí", indicó Ian Wong, uno de los principales autores del estudio.

¿Cómo se detectó?

El 13 de mayo de 2020, el Satélite de Estudio de Exoplanetas en Tránsito (TESS) de la NASA empezó a monitorear, en colaboración con el MIT, la estrella TOI-2109, situada en la parte sur de la constelación de Hércules, a unos 855 años luz de la Tierra. En aquel entonces fue nombrada como "objeto de interés", ya que podía albergar un planeta en órbita.

Después, el equipo de científicos del TESS analizó la luz que irradiaba la estrella para determinar la presencia de "disminuciones periódicas de la luz estelar que pudieran indicar que un planeta pasa por delante, bloqueando brevemente una pequeña fracción de la luz de la estrella".

Los datos recogidos confirmaron que la estrella alberga un objeto que transita cada 16 horas. La observación posterior, mediante el uso de telescopios terrestres, demostró que se trata de un exoplaneta, el ahora denominado TOI-2109b.