Consejos para no tener estrés en estas fechas de celebración

El estrés de fin de año y navidad es un problema real para, aunque te parezca increíble, la mayoría de las personas cuando pasan por las fiestas.

Una época muy ocupada: cocinar mucho, planificar las reuniones familiares, pedir ayuda a otros, comprar regalos, limpiar, y, si tienes hijos, ser su entretenimiento, son tareas que pueden sobrepasarte y parecerte abrumadoras, cuando las tienes que hacer todas juntas y al mismo tiempo.

VIDEO | ¡De infarto! Así celebró sus 44 años Meche Pacheco: Imágenes exclusivas

Planifica

Ve a comprar los regalos y los ingredientes con anticipación. Planifica determinados días para cocinar o para acondicionar diferentes partes de la casa. No esperes a la víspera de Navidad para hacer todo.

«Desde ahorrar dinero para regalos o para las reuniones hasta comenzar a ir de compras temprano y procurar todo lo que necesitas para prepararte para un evento por adelantado, [planificar] te ayudará muchísimo», dijo Jesse Matthews, doctor en psicología.

Planificar con bastante anticipación te ayudará a repartir tus tareas y actividades sociales en la semana, así no pasas algunos días apresurada yendo de un lugar a otro, con interminables ítems en tu lista de tareas.

Novia pierde su cabello por el estrés de su boda

Ten expectativas realistas

El perfeccionismo es tu principal enemigo. Cuando queremos tener la Navidad perfecta, el Año Nuevo perfecto, y las reuniones no resultan como imaginábamos, es natural que terminemos estresadas. La realidad es que estos días son como cualquier otro, y no deberíamos esperar ni más ni menos de ellos.

Prepárate para lo inesperado

Lo más realista que puedes hacer es esperar lo inesperado. El clima, las demoras, la cantidad de gente en los centros comerciales, son problemas comunes a los que te puedes estar enfrentando en estas fechas.

Raffi Bilek, otro experto en psicología, dice que el estrés tiende a ser más grande cuando no está anticipado. Cuando sabes que habrá baches y que no todo correrá suavemente, te preparas mejor para el estrés, y resulta más fácil de manejar.

Deja ir el pasado

Este puede que sea un consejo no muy fácil para la mayoría de las familias. Pero no vale la pena seguir discutiendo por los mismos asuntos una y otra vez, si saben que en este momento no se resolverá (y probablemente algunos rencores nunca se solucionen).

Adopta la mentalidad de aceptar a tu familia como es. No pasar las navidades con ellos también es una decisión válida, si sientes que es lo más sano para ti. No te sientas obligada a pasarla mal durante estas fechas.

Fuente: vix.com