Comer alimentos salados antes de dormir puede alterar el sueño

Un nuevo estudio determinó que consumir alimentos con gran cantidad de sal poco antes de acostarse puede alterar el sueño. Si bien aún se trata de investigaciones de laboratorio, los científicos consideran que podría explicar algunas situaciones que son reportadas por numerosas personas. Si comer ciertas cosas, como pizza o papas fritas, genera que sea imposible conciliar el sueño por la noche, podría deberse a que la gran dosis de sal en estos alimentos está alterando el ritmo de sueño.

Durante décadas, los científicos han aconsejado a las personas que limiten el consumo de alimentos salados debido a un mayor riesgo de hipertensión arterial, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Algunas investigaciones han relacionado la hipertensión con un mayor riesgo de insomnio y otros problemas para dormir.

Un nuevo estudio en ratones sugiere que los alimentos salados podrían afectar directamente el sueño, en lugar de contribuir indirectamente a los problemas del sueño al elevar la presión arterial.

Los hallazgos, presentados virtualmente en la 17a. Conferencia Internacional sobre Endotelina, provienen de un estudio de cómo una dieta alta en sal afecta la actividad física, así como la actividad en una región del cerebro conocida como núcleo supraquiasmático, que maneja los ritmos circadianos, o el reloj biológico, informó Medscape.

Normalmente, esta región es más activa durante el día y menos durante la noche. Este patrón está alineado con ciclos saludables de sueño y vigilia que nos facilitan levantarnos por la mañana bien descansados después de una buena noche de sueño.

Podría ir 18 años a la cárcel por escupir un pizza antes de entregarla al cliente

Imagen: Relacionada a la noticia

En este nuevo estudio, los ratones tenían niveles similares de actividad física, independientemente de que sus dietas fueran altas en sal o no. Pero los ratones con una dieta alta en sal tenían más excitabilidad neuronal en el núcleo supraquiasmático durante la noche que los ratones con una dieta regular. La excitabilidad neuronal nocturna podría alterar el reloj biológico y dificultar el sueño, concluyeron los autores.

De esta forma, los investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham alimentaron a ratones con una dieta alta en sal y midieron su movimiento a lo largo del día, así como su actividad neuronal. Aunque su actividad total fue similar a la de los ratones de control, los primeros no siguieron los patrones de sueño-vigilia establecidos como normales por estudios previos.

Los resultados de los estudios en animales a menudo no se sostienen en los ensayos en humanos, que en este caso están aún lejos de llevarse a cabo. Y los resultados aún no han sido revisados por expertos independientes.

De todas formas, los hallazgos ofrecen otra razón para que las personas consideren la cantidad de sal que consumen, no solamente por la noche. Los estadounidenses consumen un promedio de alrededor de 3.400 mg de sodio al día, según la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU. Eso es mucho más que la ingesta diaria máxima recomendada de sodio de 2.300 mg, o aproximadamente 1 cucharadita de sal de mesa. La mayor parte de esta sal proviene de alimentos envasados y preparados.