Europa vive otra jornada negra este miércoles. A las malas noticias que, como cada mañana, llegaron primero de España, se sumaron luego las del Reino Unido. Ambos países reportaron cifras récords de muertos por COVID-19.