Científicos encuentran cocaína en camarones del Reino Unido

may. 02, 2019

Investigadores en el Reino Unido han encontrado rastros de drogas ilícitas, productos farmacéuticos y pesticidas en muestras de camarones de agua dulce.

Un estudio realizado por científicos del King’s College London y la Universidad de Suffolk probó la exposición de la vida silvestre como el camarón de agua dulce a diferentes microcontaminantes en 15 sitios diferentes en el condado de Suffolk.

Los científicos se sorprendieron al encontrar drogas ilícitas en muestras en zonas rurales de Inglaterra, con cocaína en todas las muestras analizadas y ketamina también de forma generalizada.

“Tal ocurrencia regular de drogas ilícitas en la vida silvestre fue sorprendente”, dijo Leon Barron del King’s College de Londres en un comunicado de prensa.

“Podríamos esperar verlos en áreas urbanas como Londres, pero no en zonas más pequeñas y rurales”.

Los investigadores también encontraron rastros de fenuron, un pesticida que ha sido prohibido durante mucho tiempo en el Reino Unido, agregó Barron, quien dijo que las fuentes del químico no están claras.

Los resultados completos del estudio fueron publicados en la revista Environment International.

“A pesar de que las concentraciones eran bajas, pudimos identificar compuestos que podrían ser preocupantes para el medio ambiente y de manera crucial, lo que podría suponer un riesgo para la vida silvestre”, dijo Thomas Miller del King’s College de Londres.

Los investigadores afirman que si bien la preocupación pública por la salud ambiental es ha enfocado en los microplásticos y el cambio climático, hay otras áreas que merecen consideración.

“El impacto de la contaminación química” invisible “(como las drogas) en la salud de la vida silvestre requiere un mayor enfoque en el Reino Unido, ya que los estudios como estos a menudo sirven para crear políticas informadas”, dijo Nic Bury, de la Universidad de Suffolk.

Se han detectado niveles altos de benzoilecgonina, el principal metabolito de la cocaína, en las aguas residuales de Londres.

Los microplásticos también son una preocupación, ya que las pequeñas partículas de plástico se han encontrado dentro de peces, tortugas marinas e incluso insectos voladores.

Y los científicos han encontrado evidencia de que están ingresando al cuerpo humano, pues los hallaron en las heces humanas por primera vez en 2018.