China reforma su sistema educativo y prohíbe exámenes para niños de seis años

El Ministerio de Educación chino publicó este lunes una serie de nuevas directrices que forman parte de la política de "doble reducción" lanzada en julio por el Ejecutivo chino, la cual se refiere a la rebaja de las tareas a las que tiene enfrentarse el alumnado tanto en su escolarización obligatoria como en las actividades extraescolares.

El sistema educativo chino antes requería que los estudiantes realizaran pruebas a partir del primer año de enseñanza primaria, culminando con el temido examen de admisión a la universidad, conocido como "gaokao", en el que una sola puntuación puede determinar la trayectoria en la vida de un estudiante.

Ahora, "los exámenes muy frecuentes (...) que hacen que los estudiantes estén saturados y bajo enorme presión" fueron suprimidos por el ministerio de Educación. La presión sobre los alumnos a temprana edad "daña su salud mental y física", argumentó el ministerio.

Las regulaciones también limitan los exámenes en otros años de la enseñanza obligatoria a uno por período. Las pruebas de medio período y simulacros de prueba se permiten solo en la enseñanza secundaria.

Para lograr una distribución de los alumnos "más equilibrada", las escuelas tampoco podrán destacar a ningún grupo escolar como "grupo excelente" por su rendimiento académico, práctica común en las escuelas públicas chinas.

También se hizo un llamamiento a las escuelas para que implementen el plan de enseñanza y no lo alteren sobre la marcha, y se prohibió que los alumnos corrijan sus propios deberes. Para reducir la competencia entre los estudiantes, las instituciones educativas no podrán cambiar a los alumnos de grupo o de asiento en función de sus notas.

El Gobierno chino ha impulsado en las últimas semanas importantes reformas educativas como la incorporación del pensamiento político del líder del Partido Comunista de China (PCCh) y del país, Xi Jinping, a los planes de estudio de escuelas y universidades o regulaciones restrictivas para el sector de la educación privada.

Pekín anunció en julio la prohibición de que los centros de formación extraescolar consiguieran beneficios económicos impartiendo clases sobre asignaturas consideradas como troncales en China. Según la normativa, estas empresas de clases particulares deben convertirse en entidades sin fines de lucro y no podrán dar clases en días festivos o fines de semana.