Capaz de sobrevivir a desastres naturales: así será la primera ciudad flotante del mundo

La ciudad metropolitana de Busan de la República de Corea, ONU-Habitat y OCEANIX firmaron un acuerdo histórico para construir el primer prototipo de ciudad flotante sostenible del mundo.

Un hito gestado inmediatamente después de la COP26, como una forma de innovar en soluciones revolucionarias para las ciudades costeras amenazadas por el aumento del nivel del mar.

Corea del Sur hará pruebas del coronavirus a gatos y perros

Imagen: Tendrá un sistema innovador para el tratamiento de las aguas residuales.
Tendrá un sistema innovador para el tratamiento de las aguas residuales.

Las ciudades costeras están al frente de los riesgos relacionados con el clima. Las inundaciones están destruyendo miles de millones de dólares en infraestructura y obligando a millones de refugiados climáticos a abandonar sus hogares. El desafío es enorme: dos de cada cinco personas en el mundo viven a menos de 100 kilómetros de la costa, y el 90 por ciento de las megaciudades de todo el mundo son vulnerables al aumento del nivel del mar.

La ciudad flotante se concibe como una infraestructura a prueba de inundaciones que se eleva con el mar y produce su propia comida, energía y agua dulce con sistemas de circuito cerrado de cero residuos totalmente integrados.

Científicos desarrollan un kit de diagnóstico que detecta el coronavirus en solo 20 minutos

Imagen: El proyecto plantea una ciudad autosostenible, capaz de producir su propio alimento y recursos.
El proyecto plantea una ciudad autosostenible, capaz de producir su propio alimento y recursos.

“Las ciudades flotantes sostenibles son parte del arsenal de estrategias de adaptación climática que tenemos a nuestra disposición. En lugar de luchar con el agua, aprendamos a vivir en armonía con ella. Esperamos desarrollar soluciones de adaptación climática y basadas en la naturaleza a través del concepto de ciudad flotante“, dijo el Director Ejecutivo de ONU-Habitat, Maimunah Mohd Sharif.

Esta nueva ciudad estará conformada por una serie de plataformas flotantes de dos hectáreas cada una y una capacidad para 300 personas. Serán de un uso mixto pues servirán tanto para vivir como para trabajar. De acuerdo con el proyecto, todas las estructuras construidas no podrán elevarse por encima de siete pisos, manteniendo así un centro de gravedad bajo capaz de resistir al viento. Los tejados, por su parte, contarán con paneles solares para satisfacer las necesidades de energía.