El Banco Central del Ecuador activó una línea de facilidad de liquidez con una de sus contrapartes internacionales por un monto de 300 millones de dólares.