Así serán los viajes al espacio por medio de globos estratosféricos

¿Qué hacer para presumir cuando ya visitaste el Gran Cañón, la Gran Barrera de Coral, el Serengeti y las Pirámides de Giza? Volver a verlas, claro, pero desde el borde del espacio.
La empresa de globos estratosféricos World View acaba de abrir las reservas para viajes épicos de cinco días en globo que prometen llevar a los viajeros a 30 kilómetros de altura por encima de algunos de los monumentos más magníficos del planeta.

¿Quieres comprobar si se puede ver la Gran Muralla China desde el espacio? El objetivo de World View es que los pasajeros puedan verla con sus propios ojos.

Los primeros vuelos comerciales de la compañía están programados para comenzar a principios de 2024, con el Parque Nacional del Gran Cañón como ubicación de su primer puerto espacial, y los viajes tienen un precio de US$ 50.000 por asiento.

El capitán Kirk de "Star Trek" cumplió a los 90 años su sueño de ir al espacio

Imagen: Relacionada a la noticia

La empresa afirma en su comunicado de prensa que "la experiencia de turismo espacial de World View es la más asequible, de mayor duración y más accesible de la Tierra".

Con sede en Tuscon, Arizona, y dirigida desde 2019 por el exCEO de Insitu Ryan Hartman, World View tiene planes ambiciosos y a nivel mundial.

Después de una apertura en Arizona para su primer puerto espacial en el Gran Cañón, sus próximos objetivos son, en orden de fechas de apertura proyectadas, la Gran Barrera de Coral en Australia, el Serengeti en Kenia, la Aurora Boreal en Noruega, la Amazonia en Brasil, las pirámides de Giza en Egipto y, finalmente, la Gran Muralla China en Mongolia.

Estos son los lugares que World View denomina "Las siete maravillas del mundo, edición estratosférica".

La idea es que los vuelos despeguen de estos lugares privilegiados y eleven a ocho pasajeros y dos miembros de la tripulación a 30 kilómetros de altura, unas cuatro veces más que un vuelo comercial estándar, y casi 37 kilómetros hasta la estratosfera.

Subirán en un globo sin presión y en una cápsula espacial presurizada, que flotará suavemente en la atmósfera, permitiendo a los pasajeros experimentar la curvatura de la Tierra y la impresionante oscuridad del espacio.

Cada viaje a bordo de la nave durará entre seis y doce horas, durante las cuales los pasajeros podrán disfrutar de alimentos y bebidas a bordo y de la conexión de datos a Internet, hacer uso del servicio de conserjería a bordo, ver las cámaras con vista a la Tierra, los telescopios con vista a las estrellas y las pantallas de visualización individuales, o simplemente relajarse en los asientos totalmente reclinables.

Todo ello forma parte de lo que promete ser una experiencia de inmersión de cinco días durante la cual se ofrecerán a los participantes viajes desde los puertos espaciales para explorar las maravillas locales a nivel del suelo.