Así es la vida de una niña diagnosticada con el síndrome del cabello impeinable
Autor:

Redacción Digital

Holly Wright es una de las 100 personas en todo el mundo que los científicos creen que han sido diagnosticadas con la rara condición genética que causa un cabello seco y encrespado que no se puede peinar, y en lugar de querer domarlo, la niña lo ama, según su madre, Emma Wilson.

Preocupada de que se burlaran de ella cuando comenzó la escuela, la trabajadora social, que vive en Northallerton, North Yorkshire, con Holly y sus hermanos gemelos idénticos, Daniel y Charlie, de cinco años, cuyo cabello es lacio, dijo que su hija celebra verse diferente.

La madre comentó: “Holly está muy orgullosa de su cabello. En todo caso, está un poco triste porque su cabello salvaje se está aplacando a medida que envejece, lo cual es una característica de la condición.

“Es muy sociable, extrovertida y muy segura de sí misma, por lo que le encanta tener un cabello diferente”.

Y está en muy buena compañía, ya que otras personas famosas que se cree que tienen el síndrome del cabello despeinado o impeinable (UHS), que también se conoce como cabello de vidrio hilado y rara vez recibe un diagnóstico formal, incluyen al primer ministro Boris Johnson, su hijo Wilfred y el genio científico Albert Einstein.

Emma, que se especializa en salud mental, cree que el UHS de Holly se lo transmitió su padre, Peter, de 68 años, cuyo cabello era notablemente similar.

Después de tropezar con la afección en un grupo de Facebook para padres que intentaban lidiar con el cabello rebelde de sus hijos cuando Holly era una niña pequeña, donde vio una foto de otro niño con el mismo aspecto de espantapájaros, la madre dijo: “No tuvimos un diagnóstico formal hasta 2019, cuando participamos en The One Show de BBC1.

“Nos enviaron a ver a un tricólogo, o especialista en cabello, en Manchester, quien hizo las pruebas y confirmó lo que ya sabía sobre el cabello de Holly”.

“El tricólogo nos dijo que, a medida que Holly creciera, su cabello se volvería más manejable y ese ya es el caso, pero lo que no esperaba es que Holly no quisiera que cambiara”.

Y, en vez de molestarla, sus compañeros de escuela quedaron fascinados por el cabello de Holly.

Emma, quien está en una nueva relación, comentó: “Cuando comenzó la escuela, no hubo acoso”.

Los signos típicos de la afección, que generalmente aparecen en niños de entre tres meses y 12 años, incluyen cabello de color blanco/plateado, seco y áspero y que crece en rizos.