Así es el planeta 'infierno', lugar ardiente en el que llueve hierro

Un equipo internacional, dirigido por científicos de la Universidad de Cornell, la Universidad de Toronto y la Queen's University de Belfast, informaron sobre el descubrimiento de calcio ionizado en este Júpiter ultracaliente, lo que sugiere una temperatura atmosférica más alta de lo que se pensaba anteriormente o fuertes vientos en la atmósfera superior.

Antes del 2021: Eclipse, conjunción de planetas y lluvias de estrellas

Observado por primera vez por el Very Large Telescope de ESO, el exoplaneta Wasp-76b se encuentra a unos 640 años luz de la Tierra, en la constelación de Piscis, y se considera un planeta Júpiter caliente, por lo tanto similar a Júpiter en características pero más cálido, ya que en comparación con el gigante gaseoso está mucho más cerca de su estrella madre, una estrella de tipo F ligeramente más cálida que el Sol.

Imagen: Se trata del exoplaneta WASP-76b, donde el hierro se condensa y luego cae como lluvia.  Foto: Tomado de Agencia Europa Press
Se trata del exoplaneta WASP-76b, donde el hierro se condensa y luego cae como lluvia. Foto: Tomado de Agencia Europa Press

Ecuatorianos podrán ver la 'Estrella de Belén' antes de Navidad


Los Júpiter calientes reciben su nombre por sus altas temperaturas, debido a la proximidad a sus estrellas. WASP-76b, descubierto en 2016, está a unos 640 años luz de la Tierra, pero tan cerca de su estrella de tipo F, que es un poco más caliente que el sol, que el planeta gigante completa una órbita cada 1,8 días terrestres.

Los resultados de la investigación son los primeros de un proyecto de varios años dirigido por Cornell, Exoplanets with Gemini Spectroscopy, o ExoGemS, que explora la diversidad de atmósferas planetarias.

“A medida que hacemos la detección remota de docenas de exoplanetas, que abarcan un rango de masas y temperaturas, desarrollaremos una imagen más completa de la verdadera diversidad de mundos extraterrestres, desde aquellos lo suficientemente calientes como para albergar lluvia de hierro hasta otros con climas más moderados, desde aquellos más pesados que Júpiter a otros no mucho más grandes que la Tierra”, dijo en un comunicado el coautor Ray Jayawardhana, Harold Tanner Decano de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Cornell y profesor de astronomía.

“Es notable que con los telescopios e instrumentos de hoy en día, ya podamos aprender mucho sobre las atmósferas, sus constituyentes, propiedades físicas, presencia de nubes e incluso patrones de viento a gran escala, de planetas que orbitan estrellas a cientos de años luz de distancia”, agregó Jayawardhana.

Lo que los científicos han encontrado ahora es la abundante presencia de calcio ionizado que, según Emily Deibert, primera autora del estudio e investigadora de la Universidad de Toronto, podría ser un indicador de vientos muy fuertes en la atmósfera superior o atmosférica mucho más altas de lo que imaginamos.