Así es el ‘cementerio’ de ropa sin vender en pleno desierto de Chile

Montones de ropa sin usar están siendo abandonados en el desierto Atacama de Chile, sumándose a un cementerio cada vez más grande de colecciones antiguas de marcas de moda del mundo del fast fashion.

Según un reportaje de la Agencia France-Presse, el enorme montón de ropa se compone de prendas fabricadas en China y Bangladesh que llegan a tiendas de Estados Unidos, Europa y Asia. Cuando las prendas no se compran, se llevan al puerto chileno de Iquique para ser revendidas a otros países latinoamericanos.

Sismo de magnitud 6.6 sacude la zona centro y sur de Chile

Imagen: Chile es el primer importador de ropa usada en América Latina (Photo by MARTIN BERNETTI / AFP)
Chile es el primer importador de ropa usada en América Latina (Photo by MARTIN BERNETTI / AFP)

AFP ha descubierto que unas 59.000 toneladas de ropa acaban en el puerto de Chile cada año. De ellas, al menos 39.000 toneladas se trasladan a vertederos en el desierto.

Alex Carreno, un antiguo empleado de la sección de importación del puerto de Iquique, ha explicado a la AFP que la ropa "llega de todo el mundo". Carreno añade que la mayor parte de la ropa se desecha posteriormente cuando los envíos no pueden revenderse a lo largo de América Latina.

VIDEO: Camilo cuenta que usa prendas de su suegra: "No compro ropa desde hace seis meses"

"El problema es que la ropa no es biodegradable y tiene productos químicos, por lo que no es aceptada en los vertederos municipales", afirma Franklin Zepeda, fundador de EcoFibra, una empresa que intenta aprovechar la ropa desechada fabricando paneles aislantes con ella.

Zepeda, cuya firma utiliza desde 2018 residuos textiles para crear así sus aislantes térmicos y acústicos para edificios, explica a la AFP que quiere "dejar de ser el problema y empezar a ser la solución."

La moda rápida o fast fashion es asequible para los consumidores, pero al mismo tiempo es extremadamente dañina para el medioambiente.