Arqueólogos descubren esqueletos en un abrazo que ha perdurado siglos

Un equipo de arquéologos han encontrado en el norte de China a dos esqueletos abrazados, un hombre y una mujer, en lo que interpretan como un mensaje de amor eterno que ha perdurado cerca de 1.500 años.

Los científicos creen que los restos pertenecen a una pareja de la época de la dinastía Wei del Norte (386-534 después de Cristo), cuando el budismo comenzaba a tomar fuerza en China, según un reporte sobre el descubrimiento publicado en el diario South China Morning Post.

"Esta es la primera (pareja) encontrada en un abrazo amoroso, como tal, en cualquier lugar de China", dijo Qian Wang, autor principal del estudio y profesor asociado del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Odontología de Texas A&M. Quedan por resolver sin embargo algunos misterios, como el anillo que ella llevaba en la mano izquierda, y la posible causa de su fallecimiento.

Plantan semillas de más de 2.000 años de antigüedad y este es el resultado

Imagen: Imagen del anillo encontrado en la mano izquierda de la mujer. | Foto: QIAN WANG.
Imagen del anillo encontrado en la mano izquierda de la mujer. | Foto: QIAN WANG.

La posición de los dos esqueletos sugiere un vínculo profundo: están acostados acostados de lado y la mujer parece acariciar con la nariz el hombro del hombre. Sus brazos estaban envueltos uno alrededor del otro, a la altura de la cintura. "El mensaje era claro: marido y mujer yacían juntos, abrazándose con amor eterno en la vida después de la muerte", escribieron los autores en el reporte publicado este verano en la revista científica International Journal of Osteoarchaeology.

Mantuvo a su pareja más de 20 años en cautiverio, amarrada y sometida a abusos

Imagen: Esqueletos encontrados enterrados en el norte de China. | Foto: QIAN WANG
Esqueletos encontrados enterrados en el norte de China. | Foto: QIAN WANG

Investigadores destacan que aunque el vínculo era de amor, eso no implicaba necesariamente un matrimonio en esa época de la antigüedad. No está claro quién murió primero, pero el esqueleto del hombre tenía signos de una herida sin curar, lo que significa que existe la posibilidad de que la mujer haya muerto en forma de sacrificio para ser enterrada junto a él.

Sin embargo, los investigadores no descartaron otras posibilidades, como que murieron simultáneamente a causa de una enfermedad o fueron asesinados en un conflicto y enterrados en un abrazo eterno más allá de su muerte.