Alemania intenta reaccionar ante la disparada de casos de covid-19

La epidemia de covid-19 se acelera en Alemania, que este jueves superó el umbral de los 50.000 contagios diarios y registra cada vez más hospitalizaciones, lo que ha forzado al futuro canciller Olaf Scholz a reaccionar ante la delicada situación.

El socialdemócrata, que debería suceder a Angela Merkel, se enfrenta a su primera crisis, aunque no se espera que tome posesión del cargo hasta diciembre, cuando terminen las negociaciones entre su partido, el SPD, los ecologistas y los liberales.

El futuro gobierno alemán se enfrenta a una nueva ola de contagios que se ha acelerado desde el final del verano boreal y que afecta a los países europeos donde la tasa de vacunación es aún insuficiente.

Al igual que Alemania, Austria, Holanda y Suiza registran un aumento de casos.

La epidemia lleva varias semanas afectando también a Bulgaria y Rumanía, que tienen las tasas de vacunación más bajas de la Unión Europea (UE).

En cambio, España, el país con más vacunados en el continente, se ha librado de este rebrote.

Alemania registró el jueves un número récord de nuevas infecciones, con 50.196 casos más en 24 horas.

"Los políticos deberían haber reaccionado mucho antes a los claros análisis de la ciencia y haber introducido una normativa coherente a nivel nacional", lamentó el jueves Martin Stratmann, presidente del Instituto Científico Max Planck.

Incrementan a 85 casos de la variante Delta en Ecuador

Imagen: Relacionada a la noticia

Olaf Scholz trata de disipar las críticas sobre la falta de preparación del país.

Los futuros socios de la coalición presentaron el jueves en el Parlamento un paquete de medidas que incluye una nueva campaña de vacunación, la vuelta de las pruebas gratuitas y la imposición de restricciones a quienes no se vacunen.

"Tenemos que tomar medidas necesarias muy numerosas para pasar este invierno. Debemos poner a nuestro país al abrigo este invierno", instó Scholz, ministro de Economía del Gobierno saliente de Angela Merkel, a los diputados.

"Un muy, muy gran número de aquellos que no están vacunados se contagiarán (...) Es lo que esperamos", advirtió, pidiendo la reapertura de los centros de vacunación.

Las propuestas, si se aprueban, deberían entrar en vigor a finales de mes.

Sin embargo, los tres partidos descartaron hacer obligatoria la vacunación, incluso para el personal sanitario.

Para el próximo jueves se ha convocado una reunión de urgencia entre el gobierno federal y las regiones.

El brote se atribuye en parte a la tasa de vacunación relativamente baja de la población en Alemania, apenas superior al 67%.

El ministro de Sanidad, Jens Spahn, calificó recientemente la nueva ola de "pandemia de los no vacunados".