TC Televisión | ¿Aguantarías un mes encerrado en un baño a oscuras por 100.000 dólares?

¿Aguantarías un mes encerrado en un baño a oscuras por 100.000 dólares?

ene. 11, 2019

Estar durante días completamente solo, encerrado y sin contacto con el resto del mundo puede provocar trastornos mentales. Un día, hablando sobre ello, dos jugadores de póker, muy fanáticos a las apuestas, pusieron sobre la mesa un reto insólito: uno de ellos debía pasar 30 días aislado y a oscuras a cambio de 100.000 dólares. Si no aguantaba era éste quien debía pagar esa cantidad al otro.

Los protagonistas de esta historia son Rich Alati, el valiente que aceptó el reto, y Rory Young, el ingenuo que pensó que iba a ganar dinero fácil. La aventura empezó el pasado 21 de noviembre en una casa en Henderson, Nevada. Acondicionaron un baño espacioso insonorizándolo y sellándolo de tal forma que no entrara nada de luz.

La apuesta terminó antes de tiempo, pero no porque Rich se rindiera, sino porque Rory quería evitar pagar 100.000 dólares al ver que su compañero, al que apenas conocía de antes, aguantaba el paso de los días gracias al yoga y la meditación. Finalmente, y tras algunas intentonas previas, el día 20 Rich aceptó terminar el reto a cambio de 62.400 dólares, la cantidad proporcional al tiempo que llevaba encerrado.

Una productora se interesó en el reto antes de que diera comienzo y por eso el baño contaba con varias cámaras de visión nocturna.

Una productora se interesó en el reto antes de que diera comienzo y por eso el baño contaba con varias cámaras de visión nocturna.

Rich Alati, solo dos días después de esta insólita aventura, concedió una entrevista en la que explicó lo duro que había sido todo. Sufrió alucinaciones y se imaginaba que veía toda clase de luces, ventanas donde no las había, el cielo o hasta un tren.

Su día a día consistía en dormir entre 6 y 12 horas y en seguir una rutina: “Me despertaba y me daba un baño, luego una ducha, comía, hacía yoga, meditaba y comía de nuevo. También hice ejercicio de forma creativa. Hice flexiones con inclinación sobre la bañera o saltos desde la repisa”.

Para que los ojos de Rich no sufrieran al volver a ver luz tuvo que abandonar el baño con unas gafas especiales para contemplar eclipses. Los allí presentes recibieron al jugador de póker y le dieron un teléfono para que hablara con su hermana.

“Sufrí un poco que choque cultural. Sabía cómo hacer todo, simplemente lo olvidé”, ha detallado en otra entrevista. “Tardé en entender que no podía empezar a hacer flexiones en una bañera gente a la gente o que no podía caminar sin ropa interior”, dice entre risas.

Fuente: lavanguardia.com