TC Televisión | Advierten que el “bypass gástrico” dispara el riesgo de problemas en futuros embarazos

Advierten que el “bypass gástrico” dispara el riesgo de problemas en futuros embarazos

abr. 30, 2019

Los casos de bebés prematuros, con escaso desarrollo o malformaciones aparecen con una frecuencia notoriamente mayor en las mamás que, antes de quedar embarazadas, se habían sometido a una operación para bajar de peso. Y especialmente, al llamado “bypass gástrico”.

Así lo detectó una investigación de expertos de la Universidad de Newcastle, en el Reino Unido, que fue presentada como la revisión de evidencias científicas más abarcativa realizada hasta el momento sobre las consecuencias de estas cirugías -conocidas como "bariátricas"- sobre la gestación.

El valor diferencial de este trabajo es que recopiló y sistematizó los datos obtenidos en 33 estudios hechos entre 1998 y 2018 en Europa (15 de ellos), Estados Unidos (10), Israel (3), Australia (2), Brasil (2) y Canadá (1). En total, se analizaron 14.880 embarazos de mujeres que se habían operado previamente para perder masa corporal y los compararon casi 4 millones de gestaciones en mujeres que nunca se habían sometido a esas prácticas quirúrgicas.

¿Qué encontraron? Como positivo, las que fueron operadas, por haber adelgazado sensiblemente, tendieron a sufrir menos diabetes e hipertensión gestacional que las embarazadas obesas. La cirugía, además, pudo en muchos casos haberlas ayudado a volver a ser fértiles, cuando su obesidad les había afectado esa condición.

En cuanto a lo perjudicial: “nuestros hallazgos indican que las mujeres con una cirugía bariátrica en su historial, y en particular la del bypass gástrico, corren un riesgo mucho mayor de tener varias consecuencias perinatales adversas", explica Zainab Akhter, la investigadora de la University de Newcastle que lideró el proyecto y acaba de presentar sus resultados en 26° Congreso Europeo de Obesidad que se lleva adelante en Glasgow, Escocia.

Según detalló, en promedio, los hijos de estas mujeres nacieron con unos 200 gramos menos de peso y fueron 2,7 veces más propensos a tener un tamaño menor al esperado para su edad gestacional. Esos bebés también tuvieron 57% más de chances de nacer prematuros, 41% más de probabilidades de necesitar cuidados de neonatología, 38% más de riesgo de morir una semana antes o después del parto, y 29% más posibilidades de nacer con anomalías congénitas.

Ahora bien, en muchos casos, y sin variaciones relevantes entre los distintos países y regiones estudiadas, ese mismo cambio del funcionamiento digestivo pudo a la vez haber tenido efectos perjudiciales para el desarrollo de sus bebés.

be

be

Los investigadores dicen que aún no pueden afirmar con certeza por qué estas cirugías podrían afectar al feto una vez que la mujer queda embarazada. Pero sostienen la hipótesis de que se debería a que "algunas operaciones bariátricas, como el bypass gástrico, afectan la absorción de micronutrientes y, por lo tanto, pueden perjudicar el desarrollo fetal".

La investigación concluye, en ese sentido, que los médicos deberían considerar los embarazos de estas mujeres como de "alto riesgo", y actuar en consecuencia. ¿Cómo? Reforzando los controles antes de la concepción, así como los prenatales y el seguimiento posterior de la mamá y el recién nacido.

"Antes de la concepción es el mejor momento para que empiecen a consumir los suplementos dietarios. Es preferible eso a que comiencen luego de quedar embarazadas. Además, es importante que tomen los suplementos que se indican para después de la cirugía porque, de lo contrario, corren riesgo de tener deficiencias de micronutrientes", añaden Heslehurst y Akhter.


Fuente: clarín.com