TC Televisión | Acciones judiciales "sin precedentes" contra prensa en Australia por caso Pell

Acciones judiciales "sin precedentes" contra prensa en Australia por caso Pell

abr. 15, 2019

Las acciones judiciales contra medios que violaron una orden de no informar sobre el caso por pederastia del cardenal George Pell constituyen un ataque "sin precedentes" contra la libertad de prensa, declaró el lunes uno de los abogados de los órganos de prensa.

La fiscalía pidió que 23 periodistas y 13 organizaciones de prensa sean procesados por ignorar una orden de prohibición de informar sobre el proceso contra el exnúmero tres del Vaticano.

El cardenal australiano de 77 años fue declarado culpable en diciembre en Melbourne por abusos sexuales a menores, por unos hechos que ocurrieron en los años 1990. Pero la noticia no fue revelada hasta febrero.

Desde mayo de 2018, el caso fue objeto de una "orden de supresión" (suppression order), una decisión de la justicia australiana que impone silencio total. Los medios no tenían derecho a cubrir los debates, y ni siquiera a mencionar esta prohibición.

El tribunal de Melbourne tomó esta medida cuando consideró que George Pell sería objeto de dos procesos distintos, respecto a dos series de presuntos hechos diferentes.

El juez de Melbourne Peter Kidd quería así evitar que el jurado del segundo proceso no fuera influenciado por los debates del primer.

Esta prohibición cesó en febrero cuando la acusación renunció al segundo juicio.

Algunos medios extranjeros, como el New York Times y el Washington Post, publicaron detalles del proceso, alegando que un juez en un país no puede sentar jurisprudencia a nivel global.

Los órganos australianos de prensa se quejaron de que estaban siendo censurados y alertaron a sus lectores en Australia de que se les impedía informar sobre una historia de interés público.

La fiscalía pidió penas de cinco años de cárcel para los periodistas y multas de 500.000 dólares australianos (360.000 dólares) para las organizaciones de prensa.

Matthew Collins, que representa a los medios, declaró que estas acciones judiciales "no tenían precedente" en la historia legal australiana.

"No existe simplemente ningún caso del que seamos conscientes donde medios, redactores en jefe o periodistas hayan sido inculpados, y aún menos reconocidos culpables, de ultraje en estas circunstancias", dijo en el tribunal de Melbourne, según medios locales.

Fuente: AFP